Camila Arteche, portada en DMH Magazine®

Desde hace más de diez años, la actriz y presentadora de televisión Camila Arteche llena las pantallas de Cuba con su belleza y talento.

Mujer versátil y emprendedora, fue la primera de su familia en acercarse al mundo del espectáculo. «No hay tradición de artistas en la familia, pero sí una pasión por el arte en general». Eso llegó a Cami (como la conocen los amigos) a través de sus padres. «Constantemente me llevaban al teatro y a conciertos. Me leían mucho y en casa siempre había música». Precisamente esa influencia la llevó a querer expresarse de manera creativa. «Me disfrazaba para mis familiares y les contaba historias que iba creando. Por ese tiempo aprendí a bailar con una toalla como pareja», comenta.

Camila Arteche cover DMH Magazine®
Camila Arteche cover DMH Magazine®

Su primera experiencia en los escenarios llegó a los seis años, vinculada a un grupo de teatro infantil. A partir de ese momento, supo que en el futuro sería actriz y tendría una exitosa carrera.

Con el tiempo, luego de estudiar en la escuela de arte, Camila obtuvo sus primeros roles. Con ellos, llegaron los primeros retos. «Para mí, lo más difícil fue acostumbrarme a la forma de trabajo en la televisión y el cine. La academia en Cuba te entrena para el teatro, pero no para otros medios. Una tiene que aprender en el set».

Desde entonces, su ascenso fue meteórico. Protagonizó series y telenovelas de gran audiencia, con lo que se ganó el cariño y la admiración de sus espectadores.

Sobre cómo enfrentó la fama, nos comenta: «Al principio fue muy difícil porque, si bien la mayoría de las personas que se acercaban para hablarme sobre mi trabajo eran muy gentiles conmigo, también hay otro tipo de público más agresivo».

En una de las novelas donde actuó, interpretó a un personaje negativo. «Por decencia, no puedo repetir aquí los horrores que me decían en la calle». Con el tiempo, Camila ha aprendido a lidiar con estos gajes del oficio y se queda con la parte positiva. «Es muy reconfortante sentir que aprecian tu trabajo»

Recientemente, se le ha podido ver como presentadora en programas estelares de le televisión cubana. A esta faceta profesional agradece el poder desarrollar nuevas habilidades y estar en contacto con el público. «Me dio también la oportunidad de cantar y bailar. Más que trabajo, es un disfrute»

Si bien Camila Arteche agradece a la televisión y al cine el poder llegar a una mayor audiencia e interpretar diversos personajes, su gran amor sigue siendo el teatro. Para ella, cada función es única e irrepetible. «Lo adoro. Crecí en ese medio y pienso regresar siempre a él». Actualmente trata de mantenerse activa con, al menos, una obra por año.

Recuerda con especial cariño personajes como Adela, de La Casa de Bernarda Alba y Mónica, de Rascacielos, la primera obra de su grupo actual Jazz Vilá Projects.

Anécdotas graciosas de su paso por el teatro tiene muchísimas. «Recuerdo que, en medio de una obra, al actor con el que compartía escena se le olvidó el texto. En ese momento, tuve que empezar a improvisar, sin parar, sobre filosofía. Al cabo de unos minutos, el actor recordó sus líneas y continuamos como si nada hubiera pasado. Esas son las cosas que te hacen crecer como artista»

En los últimos tiempos, Camila se ha involucrado con un movimiento que aboga por el fin del acoso sexual hacia las mujeres. Utiliza su influencia como persona pública para poner en agenda un tema muy sensible dentro del país.

«El hecho de ser mujer y sufrir el acoso cada día en la calle fue lo que me llevó a enfocarme de manera activa en las acciones de la Campaña Evoluciona por la No Violencia hacia las Mujeres. Vivo en una sociedad machista donde se ha naturalizado el hecho de los hombres diciendo cosas intimidantes a las mujeres. Esto sucede en la calle, en el trabajo… En todas partes. Me encantaría que se respetara nuestro espacio, que existieran leyes que nos ampararan y que los hombres de mi país se dieran cuenta de lo incómodo e irritante que resulta para nosotras este comportamiento. Que podamos salir sin miedo a que nos violenten, que no tengamos que preocuparnos demasiado por la ropa que llevamos para que no nos acosen. ¡Que haya equidad de género!»

Y por supuesto, aboga como actriz por que se cuenten más historias sobre mujeres y contadas por ellas.

¿Qué le falta por hacer, profesionalmente, a Camila? Según sus propias palabras, mucho. «Esta carrera no tiene fin. Es de constante aprendizaje. Me faltan por interpretar muchos personajes».

FACEBOOK: Camila Arteche
INSTAGRAM: @camila_arteche
ENTREVISTA: Amelia Flores
FOTOS: Luis Joa
INSTAGRAM: @joaphotography14
EDICION: Roxana Broche
MAQUILLAJE: Ari Regina
PRODUCTORA: Lía Acosta
ASISTENTE: Ivette Céspedes

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *