Dani Pedrosa anuncia, en Alemania, su retirada entre lágrimas

“Para seguir compitiendo al más alto nivel hay que estar al mil por mil sobre la moto y no me siento capaz”, reconoció el piloto de Castellar del Vallès

Por Emilio Pérez de Rozas

Dani Pedrosa (Honda), de 32 años, tres veces campeón del mundo de las pequeñas cilindradas (125cc, 2003 y 250cc, 2004 y 2005), poseedor de uno de los récords más curiosos y prestigiosos de la máxima categoría del motociclismo mundial al ser, en esta su 13ª temporada en la cilindrada ‘reina’, el único piloto de la historia que ha ganado, al menos, un gran premio cada año, acaba de anunciar, tal y como adelantó EL PERIÓDICO en su edición del pasado día 3 de julio, su retirada, su jubilación de las carreras, en cuanto concluya la actual temporada, una vez sabido que el equipo Repsol-Honda, que siempre ha confiado en él, no pensaba renovarle su contrato.

Pedrosa, que tenía sobre la mesa dos buenas ofertas, una de la factoría Yamaha para ser el piloto estrella de su equipo ‘satélite’ Petronas, y otra para ser el piloto probador de la poderosa firma austriaca KTM, ha preferido apurar sus últimas carreras en el equipo de toda su vida, con la única marca para la que ha pilotado desde que tenía 16 años y retirarse al no verse con coraje de competir “al mil por mil, que es como siempre he entendido que debían ser las carreras”.

Pedrosa ha hecho este anuncio sentado, él solo, en la mesa de la sala de prensa del trazado alemán de Sachsenring, delante de decenas y decenas de cámaras, ante una primera fila en la que se encontraban sus padres, Antonio y Basi, y su hermano Eric, además de Carmelo Ezpeleta, máximo responsable del Mundial, y Herve Pocharal, presidente de la asociación de equipos. Pululando entre los periodistas estaba el expiloto Sete Gibernau, ahora asesor de Pedrosa, y, al fondo de la sala, discreto, casi escondido, muy, muy melancólico, se encontraba Alberto Puig, el hombre que descubrió, enseñó y llevó a la cima a Pedrosa. El piloto acabó desvinculándose de Puig, al que despidió, y ahora seha encontrado que Alberto se ha hecho cargo de la dirección deportiva del equipo de Honda y, junto a los máximos responsables de Honda Racing Corporation (HRC) decidieron no renovarle el contrato.

Una vez concluido el escueto anuncio de Pedrosa, en inglés y español, y mientras el piloto de Castellar del Vallès se acariciaba los ojos para disimular las lágrimas, Ezpeleta subió al estrado y, además de elogiar la valentía de Dani y su tremenda honradez al no querer seguir en el campeonato de cualquier manera, anunció que la organización del Mundial nombraría a Dani ‘piloto leyenda’, pese a no haber conseguido el título grande de MotoGP (como ya ocurriera recientemente con el fabuloso y popular piloto norteamericano Randy Mamola), en un acto que se celebrará en Cheste (Valencia), sede, la primera semana de noviembre, del última gran premio de la temporada.

Pedrosa confesó que le había costado mucho tomar esta decisión, muchas horas de reflexión “siempre acompañado por mi familia y los amigos que me han ayudado a llegar hasta aquí”, pero que era lo mejor “pues para poder correr al más alto nivel tienes que tener la cabeza y el cuerpo al mil por mil metido y pensando en las carreras y sentía que otras cosas, otras prioridades, empezaban a ocupar sitio en mi mente, así que lo mejor es dejarlo al concluir esta temporada”.

El piloto de Castellar del Vallès, que ha corrido, de momento, 285 grandes premios –los pilotos con más carreras son Valentino Rossi (373) y Loris Capirossi (328)–, consiguiendo 54 victorias, 153 podios, 49 ‘poles positions’ y 65 vueltas rápidas en carrera, ha sido siempre uno de los pilotos más elogiados del ‘paddock’, no solo por su palmarés sino por haber sido capaz de competir, pelearse y derrotar a pilotos, a grandísimos campeones, que tenían mucha más corpulencia que él y que podían manejar una moto de ese potencial con mayor facilidad que él, que posee uno de los cuerpos más pequeños y frágiles del Mundial.

Pedrosa reconoció que lo que más ilusión le hacía era “seguir manteniendo durante los meses que restan de temporada la motivación y, sobre todo, el cariño de los aficionados, de mis fans, que jamás me han abandonado y que siempre, siempre, me han demostrado su apoyo”. Respecto a su palmarés, el pequeño piloto de Repsol Honda, de solo 1,60 metros de estatura, asegura que “me siento muy orgulloso, pues he logrado conquistas que jamás hubiese imaginado cuando era un niño y soñaba con correr junto a los grandes campeones de MotoGP”.

Las lesiones, la cruz de Pedrosa

Hubo tres preguntas que marcaron el anuncio de Pedrosa. La primera hizo referencia a haber sido nombrado leyenda “lo que le agradezco a Carmelo (Expeleta) muchísimo y demuestra que, en efecto, algo habré aportado a este deporte. Es un placer que mi deporte me considere una de sus leyendas”. La segunda giró alrededor de cómo le gustaría ser recordado. “Lo tengo claro, como un piloto que dio lo mejor de sí mismo fuera y dentro de la pista, que siempre dio lo mejor de él”, respondió sin dudar.

Y, finalmente, le preguntaron cuanto han influido las muchas lesiones que ha sufrido al ser un piloto tan frágil en su decisión. “De un modo u otro, las lesiones han acelerado el proceso en el que me he visto inmerso estas semanas. Pese a que ahora los deportistas podemos estirar mucho más que antes nuestras vidas, lo cierto es que, en mi caso, las lesiones sí han influido en mi decisión. Me he hecho daño cuando nadie se hacía daño”. En ese sentido, Pedrosa añadió: “No les engaño si les digo que me hubiese gustado tener un físico más robusto para soportar mejor los impactos que he sufrido pues, tal vez, no me hubiera lesionado tanto”.

Ni que decir tiene que todos los compañeros de Pedrosa han lanzado hoy, con razón, con justificación, con el corazón en la mano, tremendos elogios sobre el compañero que acababa de anunciar que se retirará a final de temporada. “Cuando empezamos”, comentó Marc Márquez, “todos queríamos ser o Valentino Rossi o Dani Pedrosa. Ellos fueron, junto a Jorge (Lorenzo), nuestras referencias. Y más yo que ha sido el único compañero que he tenido y tengo en MotoGP. ¿De quién aprendí la técnica para pilotar estos monstruos?, pues de Dani, que es el que tenía al lado en mi box. Yo, desde luego, lo echaré a faltar mucho. Creía que seguiría, pero ya dije en Holanda que para obtener buenos resultados y rendimientos de estas motos o tienes la cabeza al mil por mil en su pilotaje, como ha dicho Dani, o acabas el décimo”.

Un cuerpo demasiado frágil

Rossi reconoció que “estaba convencido de que aceptaría la oferta que le ha hecho Yamaha para pilotar una de nuestras motos, lo que hubiese sido magnífico tanto para Maverick (Viñales) como para mí, pues su experiencia en Honda, sus conocimientos sobre la Honda, y su tacto a la hora de evolucionar la moto nos hubiese servido de muchísimo a todos. Pero, bueno, al final ha decidido irse y, la verdad, todos sabemos el tremendo hueco que dejará en este Mundial. Dani es el piloto más técnico y limpio que hemos visto y su manera de pilotar es impecable, admirable. Me duele que nos deje”, señaló el ‘Doctor’, que, con 39 años, siete más que Pedrosa, sigue en segunda posición del Mundial de MotoGP.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *