El Barça conquista su vigésimo tercer título de Liga

El Barcelona disfrutó más del balón en el Vicente Calderón, pero ese dominio no lo tradujo en ocasiones claras ante un rocoso Atlético volcado con la estrategia.

Los mismos protagonistas de una campaña atrás, pero con los papeles cambiados y una jornada antes. Un gol de Lionel Messi en la segunda parte de su visita al Vicente Calderón catapultó al Barça hasta su vigésimo tercer título liguero ante un Atlético de Madrid que sigue sin asegurarse matemáticamente la tercera plaza. El viaje a Granada, con el Valencia en el cogote tras los marcadores de este domingo, exige mucho a los de Simeone.

Ha perdido el club rojiblanco la chispa en este final de campaña y la incapacidad contra la entidad azulgrana se prolonga esta campaña: ninguna victoria este curso ni en Liga ni en Copa. Un partido de dominio culé, donde los locales volvieron a reincidir en su apuesta por proponer poco y defender mucho aferrándose a su fortaleza en la estrategia. Al Barça tanta posesión le dio cierta comodidad de la misma forma que tampoco le sirvió para general ocasiones claras. Su domino acabó siendo una cuestión de inercia. Y por inercia acabó llegando el gol que vale una Liga.

El primer aviso serio, sin embargo, sería local. Un cabezazo en escorzo de Giménez que desvió Bravo con eficacia y estética. Fueron unos primeros minutos de dominio local, de un Atlético revolucionado que presionó arriba al rival pero solo le incomodó en un par de ocasiones y a balón parado.

Rehecho el Barça al acoso local, su maquinaria ofensiva comenzó a merodear el área de Oblak. No se añoró a Luis Suárez, baja para el choque, porque Pedro encajó bien con Neymar y sobre todo con Messi. El argentino encadeno hasta cuatro buenas ocasiones, la última una falta que se marchó (min 31) lamiendo el larguero. Junto a un disparo lejano de Alves que mandó a córner Oblak (min 44), las mejores ocasiones visitantes.

El Atlético quiso más el balón en la segunda parte, o al menos presionar más arriba. Griezmann (con balonazo a Iniesta), Godín (cabezazo tras un córner) e incluso Fernando Torres aportarían acercamientos en el primer cuarto de hora de la reanudación, pero esa apuesta se diluiría en una deriva hacia la espesura, hacia unas ideas y venidas sin claridad, hacia un juego ‘pantanoso’ con muchas faltas que concluyó cuando Messi, tras apoyarse en Pedro, marcó el gol que valía una Liga.

La reacción del Atlético fue tibia, inconstante, desde luego en absoluto nada intensa. Merodeos sin convicción que encontraron respuesta en la versión más defensiva del Barça: un tiro de Pedro desde fuera del área (min 76) y una falta botada por Messi (min 89) que exigió a Oblak. Al final, un 0-1 que vale una Liga y complica una Champions. Para el Atlético, la Liga no ha terminado.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *