El temor de los americanos a las grasas es un obstáculo para entender cómo algunas de ellas son beneficiosas para la salud

La confusión acerca de la diferencia entre las grasas buenas y las grasas malas en la dieta es una barrera constante para lograr un impacto en la salud

Los estudios confirman que es necesario educar más al público general acerca de cómo una buena nutrición puede reducir el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca o diabetes que, en ambos casos, se sitúan entre las cinco principales causas de muerte entre los hispanos que viven en Estados Unidos. Una encuesta realizada por el Hass Avocado Board (HAB) revela que la manera en la que el consumidor americano entiende la diferencia entre las grasas buenas y malas en la dieta es una fuente continua de confusión, mientras que un número preocupante (25%) de los encuestados admitió no prestar atención a este tipo de información. Asimismo, más de un tercio de las personas creía, erróneamente, que las grasas monoinsaturadas y las grasas poliinsaturadas son malas y que deberían reducirlas o eliminarlas de su dieta. A fin de revertir esa tendencia, se está realizando un programa de información a la comunidad en idioma español para explicar mejor los beneficios de las grasas buenas, como la que contienen los aguacates, y su relación con la salud general.

“¡Ya no huya de las grasas! Nuestros cuerpos necesitan de ellas para ayudar a absorber los nutrientes y, por lo tanto, escoger grasas buenas y más saludables es una buena elección”, expresa Sylvia Klinger, dietista registrada (R.D., MS, en inglés). “La falsa concepción de que todas las grasas son malas para el ser humano conduce a mucha confusión. Lo cierto es que algunas grasas se reconocen como “buenas”, mientras que otras se consideran “malas”. Los aguacates en un batido para el desayuno, encima de una ensalada en el almuerzo o en rodajas en una torta con restos de pavo de las últimas fiestas aportan grasas naturalmente buenas a nuestra dieta, son un excelente sustituto de otros alimentos con alto contenido de grasas malas y no aumentan los niveles de colesterol”.
El estudio realizado por el HAB reveló que más de una cuarta parte de los participantes desconocía que los alimentos con alto contenido de grasas buenas, como el aguacate, son beneficiosos para la salud cardíaca, reduciendo el riesgo de sufrir ciertas enfermedades y contribuyendo a la salud general. Más aún, casi la mitad de los consumidores encuestados tenían la idea equivocada de que todas las grasas contribuyen a aumentar los niveles de colesterol. Las grasas buenas (no saturadas) como las que contiene el aguacate fresco no elevan el colesterol LDL (malo) y son beneficiosas cuando se consumen con moderación.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *