Estudio revela que las ballenas fueron feroces depredadores

Tenían dientes afilados con los que trituraban a sus presas

Por José Manuel Nieves

Desde nuestra perspectiva actual, las ballenas son gigantes pacíficos y bellos que rara vez nos atacan. E incluso en el caso de que lo hicieran, desde luego no sería para devorarnos, ya que la evolución hizo que sus dientes inferiores y superiores se fundieran para formar una especie de tamiz a través del que las ballenas filtran el agua marina para seleccionar las pequeñas presas de las que se alimentan.

Pero las cosas no fueron siempre así. Ahora, un equipo de investigadores ha revelado cómo han ido cambiando a lo largo del tiempo los hábitos alimenticios de estos gigantes marinos. Y resulta que en el pasado fueron feroces depredadores que perseguían y capturaban a sus presas, que trituraban en el interior de sus inmensas fauces.

La investigación, liderada por expertos biólogos de la Monash University y los museos Victoria, acaba de publicarse en la revista Biology letters, que edita la Royal Society de Londres. Se trata del primer trabajo que demuestra que las antiguas ballenas tenían dientes afilados, la herramienta perfecta parta capturar y desgarrar a sus presas.

“Al contrario de lo que la mayoría de la gente piensa -afirma Alistair Evans, de la Escuela Monash de Ciencias Biológicas y coautor de la investigación- parece que en el pasado las ballenas jamás usaron su dentadura como si fuera un tamiz, y que esa característica estrategia de alimentación por filtro solo evolucionó mucho más tarde, quizá después de que sus dientes se perdieran. Nuestros resultados proporcionan nuevos y cruciales conocimientos sobre cómo los animales más grandes que nunca han existido evolucionaron su rasgo más importante: la alimentación por filtrado”.

Para Evans, “esta alimentación por filtrado es el rasgo que define a todas las ballenas modernas. Hay varias formas de que esta estrategia única haya evolucionado: bien a partir de una serie de dientes de soporte o puede que de ancestros depredadores. Nuestro estudio descarta la validez de una de ellas”.

Los investigadores estudiaron modelos en 3D de las formas de dientes de ballena fósiles y modernos, procedentes de colecciones de museos australianos y de otras partes del mundo. Y compararon cómo esos dientes de ballenas antiguas eran en relación con los de varios depredadores modernos, como dingos, lobos y leones. Los dientes son la principal herramienta utilizada durante la alimentación y su forma revela mucho acerca de cómo y qué comen los animales.

“Los depredadores que matan y mastican a sus presas necesitan dientes afilados y cortantes -afirma Evans-. Por el contrario, las especies que utilizan sus dientes como un tamiz tienen dientes romos con bordes redondeados que ayudan a filtrar las presas que contiene el agua. Nosotros hallamos que las antiguas ballenas tenían dientes afilados, similares a los de los leones y los dingos, por lo que es más que probable que utilizaran esos dientes para matar, y no como filtro”.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *