Henry Cavill casi se queda ciego rodando la primera temporada de ‘The Witcher’

La serie creada por Lauren Schmidt Hissrich ha sido renovada por una segunda entrega.

Henry Cavill sigue dando de qué hablar tras dar vida a Geralt de Rivia en la recién estrenada primera temporada de The Witcher. Tras saber que su involucración en el proyecto llegó a niveles insospechados después de llevarse el traje de la serie a su casa con el que dormía y hacía el desayuno, ahora ha ido más allá revelando que casi se queda ciego rodando la ficción.

El actor que ha dado vida a Superman tenía que llevar lentillas de contacto para cambiar el color de sus ojos mientras rodaba The Witcher. Sin embargo, por mucho que Cavill creía que las lentillas estaban bien, le dijeron que solo debía usarlos durante unas pocas horas al día porque había una gran posibilidad de que terminase ciego si las usaba durante más tiempo del que debía:

«Mi oftalmóloga siempre me estaba diciendo: ‘No, no me importa. No me importa que tengas que rodar. Quítate las malditas lentillas porque empezarás a quedarte ciego después de un tiempo’. Estaba seguro de que probablemente estaba siendo un poco más dramática de lo normal, porque tiendo a ser también un poco así. Y dije: ‘No, está bien. Podemos rodar un par de horas más’. Y ella dijo: ‘No estaremos bien. Te los tienes que quitar ahora’»

A pesar de las advertencias de su oftalmóloga, Cavill continuó llevando las lentillas. Cuando estaban rodando en las Islas Canarias, se le coló detrás de las lentillas polvo de las rocas volcánicas, algo que casi le deja ciego:

«Hay mucha roca volcánica en las Islas Canarias por lo que el aire puede volverse muy polvoriento. Se metió [polvo] detrás de las lentillas por lo que mis ojos terminaron siendo arañados…Me dolían mucho pero lo achacaba a que estaba muy cansado y no haber dormido bien. Llegué al punto en el que mi técnico me encontró [polvo] escondido en las sombras de mis ojos cerrados porque era muy brillante. Me dijo: ‘Sácate las lentillas’. Y dije: ‘No, no. Estoy bien. Estoy bien. Solo dame algunas cosas para que mi ojos estén bien antes de una escena’. Me miró y dijo: ‘No, dejaré de rodar hasta que te las saques’»

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *