Justin Timberlake: “Ser actor me ha mejorado como cantante”

El artista explica las experiencias vividas en el documental dirgido por Jonhatan Demm para Netflix

Acompañado de su banda y su equipo de bailarines, Justin Timberlake pasó dos años en la carretera con la gira 20/20 Experience. El director Jonathan Demme se encargó de capturar en imágenes las dos últimas actuaciones, celebradas en Las Vegas. El resultado, el documental Justin Timberlake + The Tennessee Kids, se acaba de estrenar en la plataforma de pago Netflix.

¿Por qué decidió culminar la gira ’20/20 Experience’ con esta película?
La gira fue una de las experiencias más increíbles de mi vida, y sentí que quería inmortalizarla. En todo caso, ver la película me ha servido no tanto para recrear la idea de lo que fue estar ahí, sino sobre todo para descubrir cosas que no sabía acerca de mí mismo como artista y como intérprete. Pero esto no tiene que ver solo conmigo. La película captura lo importantes que todos los que me rodean en el escenario son en cada actuación. Es una forma de hacerles justicia.

No puede ser causal que quisiera contar con Jonathan Demme para el proyecto. Después de todo Demme dirigió ‘Stop Making Sense’ (1984), considerada la mejor película-concierto de todos los tiempos.
No es casual.’Stop Making Sense’ literalmente cambió mi vida. La habré visto unas mil veces. Gracias a ella qué tipo de experiencia deberíamos aspirar a vivir cada vez que vamos a un concierto. La gran virtud de Jonathan es que es capaz de transmitir la grandiosa magnitud de un acontecimiento musical de este tipo pero también de dotarlo de una gran intimidad. Es un humanista y eso es algo que también dejan claro películas como ‘El silencio de los corderos’ o ‘Philadelphia’. Desde el primer momento él fue mi única opción para dirigir la película.

¿Siempre es tan específico a la hora de decidir con quién quiere trabajar?
Depende. En mi faceta musical yo tengo el control, pero como actor dependo de los papeles que me ofrezcan o de aquellos para los que me acepten. Para trabajar con Woody Allen [Timberlake protagoniza la próxima película del neoyorquino] tuve que pasar una audición. Me llamó y me preguntó: “¿Podrías venir a leer unas líneas para mí?”, y fui. Mi trabajo con los hermanos Coen en ‘A propósito de Llewyn Davis’ fue distinto. Me dijeron: “Hemos escrito un papel muy dvertido para ti, ¿lo quieres?”, y yo contesté: “Aceptaría estar en una película vuestra incluso para repartir los bocadillos”.

Un cantante y un actor parecen tener modos opuestos de relacionarse con el público. Mientras el uno se vuelca ante su público en directo, el otro se esconde tras el personaje. Usted es cantante y actor, ¿está de acuerdo?
No, porque no creo que al rodar me oculté tras mis personajes; más bien los uso como vehículos para explorarme a mí mismo y abrirme. Y creo que eso es lo que hace que mi trabajo como actor sea honesto. Creo que ser actor me ha mejorado como cantante, y no solo porque me siento más seguro a la hora de enfrentarme al público e interactuar con ellos, sino también porque a la hora de escribir canciones me preocupo más por tener un concepto, por narrar algo.

‘Justin Timberlake + The Tennessee Kids’ captura a la perfección las sensaciones que usted y su música generan en el público. ¿Cómo se siente uno al ser capaz de afectar a la gente de forma tan visceral?
Trato de no pensar en ello. Cuando llevas suficiente tiempo en este negocio aprendes a relativizar esas cosas. Pongo toda mi energía en hacer lo que hago y por eso me gusta comprobar que emociona a la gente, pero eso no significa que le dé especial importancia al hecho de ser el centro de atención. En todo caso no dejo que eso determine mi forma de pensar o de vivir. Crecí en un pueblo y nunca pensé que llegaría hasta aquí, y creo que eso me ha ayudado a mantener los pies en el suelo.

¿En qué fase de trabajo se encuentra con su próximo disco?
Me paso el día escribiendo música, pero al mismo tiempo soy muy exigente y solo me concentro en el tipo de material que me hace sentir ganas de cantar a grito pelado. Además, ahora soy padre y tengo otras cosas de las que disfrutar en mi vida. Con el tiempo he aprendido que lo importante no es trabajar más sino trabajar mejor. Solo puedo decir que soy muy lento trabajando, y no sé hacerlo de otra manera. Supongo que eso significa que a lo largo de mi carrera no seré capaz de publicar muchos discos. Pero todos serán especiales.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *