La impresión de tejido humano en 3D ya es una realidad

Permitirá sustituir las prótesis por implantes con células del paciente

Un equipo de investigadores españoles ha logrado imprimir tejidos humanos de hueso y cartílago a partir de células humanas. Estos tejidos se implantan en el cuerpo de pacientes con roturas o lesiones, substituyendo sus prótesis metálicas.

Este avance en la bioimpresión, que pondrá fin a los ensayos clínicos con animales, permitirá además la regeneración del tejido en personas con enfermedades óseas (como la esteoporosis).

Los autores de esta investigación son un grupo de ingenieros y científicos de la Universidad Complutense de Madrid y del CSIC.

El proceso de creación de tejidos se basa en la impresión de cuadrículas de policaprolactona (PCL) en 3D. Es en estas cuadrículas donde se depositan las células extraídas al paciente mediante una aguja añadida al extrusor de la impresora. De este modo, la células se reproducen, invaden el PCL y lo sustituyen por hueso o cartílago.

Para este proyecto utilizan los modelos de impresoras 3D Hephestos 2 y Witbox 2, donadas por la compañía española BQ. El asesoramiento técnico ha venido a cargo de esta empresa durante el proceso, tal y como han explicado en un comunicado.

Introducir la cuadrícula con las células en la parte rota del hueso o cartílago para su posterior regeneración dentro del cuerpo sería una de las opciones que los investigadores están estudiando. La otra opción consiste en crear un ecosistema artificial para la reconstrucción celular del tejido, que posteriormente se implantaría en el enfermo.

La posibilidad de rechazo de estos implantes es mucho menor que el de las prótesis metálicas, al estar creados con las células del paciente. Nieves Cubo, impulsora del proyecto, explica que “no hablamos de reemplazar, sino de regenerar. Buscamos cambiar las prótesis artificiales por algo que se integre en el cuerpo”.

Cubo asegura que estos implantes “reducen costes, ahorran sufrimiento y aseguran los resultados”.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *