La pasarela de Milan hace un guiño de los 90

La elegancia de Armani con la excentricidad de Gucci

Llega el otoño, pero la moda tiene su ciclo. Y Milán reivindica su cetro avanzando la próxima primavera. Entre los que concurren a su pasarela y a la espera del show que tiene montado D&G, ayer fue la puesta en escena, siempre serena y elegante, de Giorgio Armani.

Sutileza, romanticismo y ese saber estar de siempre en un desfile en el que el negro y los brillos se concentran en la noche y que contó con dos invitadas: la actriz Cate Blanchett (imagen de su perfume) y la princesa Charlène de Mónaco, la esposa de Alberto. También con Amber Velletta y Lewis Hamilton.

 

See the brand new #GiorgioArmani #SS18 Women’s collection up close. #MFW

Una publicación compartida de Giorgio Armani (@giorgioarmani) el

Milán ha vibrado también con Prada, cuyo lema elegido ha sido el poder la mujer. La veterana diseñadora y empresaria Miuccia Prada hizo por cierto, toda una defensa de su trabajo. Según France Press, al final de su desfile, comentó a un grupo de periodistas: «Yo no quiero ser juzgada por las ventas. Nunca pienso en ellas. Mi vida es más importante, lo que hago a través de mi trabajo es más importante».

 

She lives. #PradaSS18 on Prada.com #w4w

Una publicación compartida de Prada (@prada) el

 

Her rules. #PradaSS18 on Prada.com #w4w

Una publicación compartida de Prada (@prada) el

Así que esta vez se ha puesto cañera, y si en sus tiendas no hace caja, confía en remontar las cifras mirando a los años noventa, con una estética combativa, rock y con guiños al arte pop. A ritmo de Nirvana, sacó estampados de leopardo, vestidos con doble estampado de animal y rayas y cazadoras de cuero decoradas con cristales y parches. También estampó viñetas de cómic en abrigos que da calor solo verlos y en bolsos que sin duda tendrán una mayor salida comercial.

Y quien se ha propuesto vender flores es la firma Moschino. Su diseñador, el norteamericano Jeremy Scott, sacó a sus modelos, entre las que destacaba la top Gigi Hadid, envuelta en un tejido que simulaba un celofán, con un enorme lazo rojo, como mujeres buquet. Su propuesta es el vestido con forma de tulipán o de alas de mariposa, tal cual. Ideal en todo caso para San Valentín o para una noche romántica a la luz de las velas.

Y las últimas creaciones de Karl Lagerfeld para Fendi surgen «de un torbellino de colores y sabores caribeños». Así que el señor alemán que siempre viste de negro ha optado esta vez por una colección suave.

 

Strategic cuts are subtle yet striking. #FendiSS18 #MFW @bellahadid

Una publicación compartida de Fendi (@fendi) el

Con fondo músical de jungla electrónica, las modelos, entre las que figuraban las estrellas Gigi Hadid, Kendall Jenner y Kaia Gerber, la hija de 16 años de Cindy Crawford, presentaron prendas ricas en figuras geométricas y cuadros. Sin rastro de tristeza ni de luto en una colección que llega tres meses después de la muerte, a los 80 años, de Carla Fendi, una de las cinco hermanas que emprendieron la aventura de esta marca romana.

 

Checkerboard patterns, off the shoulder silhouettes and a soft palette breeze down the runway for the #FendiSS18 finale. #MFW

Una publicación compartida de Fendi (@fendi) el

Y unanimidad hasta ahora entre la crítica especializada para reconocer que quien lo ha vuelto a petar nuevamente es Gucci. Todo son elogios para la firma italiana capaz de asombrar a los invitados de su desfile gracias al maravilloso, extravagante y excéntrico trabajo de su director creativo, Alessandro Michele.

Más que copiar él es quien crea las tendencias. Su mente visionaria repleta de brillo, contrastes y locuras se transforma en más de un centenar de looks masculinos y femeninos que vistos en conjuntos pueden parecer excesivos y desmesurado, pero con piezas –y complementos– que funcionan perfectamente por separado. Ha vuelto la logomanía de la doble G.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *