La princesa Ayako se casa y pierde su estatus de alteza

La joven renuncia a su título real por amor

La princesa Ayako se ha casado este lunes con el financiero Kei Moriya en una ceremonia tradicional celebrada en el santuario Meiji Jingu de Tokio. Tras este enlace, la hasta ahora alteza real dejará de ser princesa para convertirse en una ciudadana más.

Ayako, que por rechazar su posición recibirá casi 900.000 euros a modo de indemnización, es la tercera hija de la familia imperial Takamando y su padre fue primo del emperador Akihito. Su madre, Hisako, es conocida por participar en actos culturales como la candidatura para los Juegos Olímpicos de 2020.

Desde 1947, la Casa Imperial nipona establece que las mujeres nacidas como princesas pierden su estatus de alteza y las funciones de representación al casarse con un hombre que no tenga sangre real. Así que Ayako dejará de ser princesa por estar junto al hombre que ama.

Ayako, de 28 años, y su marido, de 32, han tenido una boda de lo más tradicional. Fiel a las costumbres de su país, ella ha lucido un kimono en color rojo y su novio ha optado por el clásico chaqué.

Ayako no es el primer miembro de la realeza nipona que renuncia sus privilegios por amor. La princesa Sayako, hija de los actuales emperadores, se casó en el 2005 con un funcionario del Gobierno de Tokio y pasó a convertirse en Sayako Kuroda. Por rechazar su posición, Ayako recibirá casi 900.000 euros a modo de indemnización.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *