Las Kardashian, están en horas bajas

Su último programa sobre el robo en París no ha tenido la audiencia esperada

Con el asalto y robo en París de Kim Kardashian y el posterior ingreso en una clínica de su marido el cantante Kanye West hubo quien habló del 2006 como el ‘annus horribilis’ del clan Kardashian. Y quizá no fuera tan descabellado. La receta en forma de peleas familiares, negocios arriesgados, fama superficial, lujo ostentoso parece que pierde fuelle en el caso de esta mediática familia. Los datos de audiencia del programa ‘Keeping Up With the Kardashians’ (‘Las Kardasian’) auguran incluso una posible cancelación.

El último episodio estrenado era la gran esperanza, el más anunciado de esta temporada número 13, en el que Kim Kardashian hablaría por primera vez ante las cámaras sobre el atraco que sufrió en París. Pero a pesar de la atención mediática que despertó este robo en otoño, esta entregra solo congregó en Estados Unidos a 1,58 millones de espectadores, la mitad de las audiencias que lograban las Kardashian el año pasado. Y es que Kim tampoco reveló nada nuevo que no se supiera.

Tras 10 años en pantalla y con con Kim Kardashian desapercida voluntariamente de las redes sociales, parece que el público les da la espalda. Otra razón es que la audiencia ha dirigido su atención hacia otra familia también preocupada por las audiencias: los Trump. El asesor ético de Barack Obama lo resumía recientemente: “Los Trump están usando la Casa Blanca como las Kardashian usaron la telerrealidad: para construir y ampliar todos sus negocios”.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *