Leo Messi apacigua la crisis con la directiva

El astro subraya el valor del triunfo ante el Getafe y el Inter «para que no se genere todo el lío que se genera cuando no hay fútbol»

Por Joan Domènech

Las victorias son la mejor solución para evitar problemas. Lo dijo Ernesto Valverde antes de jugar contra el Inter y lo corroboró Leo Messi después. «Lo importante es hablar del triunfo de hoy y del de Getafe, que era un campo muy difícil. Tenemos que terminar bien antes del parón para que no se genere todo el lío que se genera cuando no hay fútbol y hay muchos días para hablar», reflexionaba el delantero, mirando más alla, adelantándose y aludiendo al partido contra el Sevilla del domingo antes del nuevo parón por el calendario de las selecciones.

Messi compareció cansado, muy cansado, y satisfecho, muy satisfecho, al final del partido frente al Inter. Por la apurada victoria del Barça –«si no se ganaba hoy se iba a complicar el panorama», admitió, antes de recordar el empate ante el Dortmund y la igualdad del grupo- y por haber reaparecido de su segunda lesión. «Estoy contento por haber completado los primeros 90 minutos, a ver si arranco de una vez».

Messi, en tanto que capitán, tuvo que responder sobre la última andanada de Gerard Piqué (el tercero del escalafón) a la directiva, acusándola de filtrar comentarios acusatorios sobre el supuesto poder de los jugadores. Blandió el triunfo europeo para apagar el fuego y repitió que la falta de forma física se debe a la falta de entrenamientos por los viajes.

Faltan entrenamientos

«Es una realidad, no una crítica que cuando se viaja se entrena menos», subrayó, antes de mostrarse comprensivo con «la necesidad» del Barça de hacer giras para recaudar dinero y obtener adeoptos en todo el mundo. También habló de su relación con Antoine Griezmann al día siguiente de que el delantero francés admitiera que no hablan mucho porque ambos son callados. «Obviamente no tenemos problemas entre nosotros, nos vamos tratando», aseguró.

Pero Messi miró más cerca. A lo que acababa de suceder en el césped y a los apuros del equipo para sacar adelante el encuentro tras una mala primera mitad, «Nos ordenamos en la presión y presionamos más juntitos», explicó Messi de las órdenes recibidas por Valverde en el descanso. «Luego empezamos a mover más rápido el balón, con más cabeza, y a manejar el partido». También destacó la aparición de Arturo Vidal, que calificó de fundamental: «Nos da muchísimo. Cuando entra, contagia, recupera, llega, es muy bueno que haya tenido minutos y se haya sentido importante».

Las dos victorias consecutivas son una señal de que el Barça va al alza. «Nos costó arrancar. Estamos en el camino», dijo Messi. Hablanba del equipo. Y de él también.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *