Livia Brito, la reina de las narcolágrimas

Con su carita angelical, sus ojazos soñadores… y una metralleta en la mano, La Piloto irrumpe en la pantalla como la nueva heroína de las telenovelas, que sufre y llora a cántaros… mientras trafica con drogas, se enfrenta a tiros, trompadas y patadas con sus enemigos y amantes con los que también vive prendidas escenas sensuales.

Por Doraluz Vargas

Ya hemos visto este nuevo tipo de protagonistas en la televisión, pero la sexy actriz cubana Livia Brito, se ha convertido en la nueva ‘reina de las narcolágrimas’, batiendo récords de audiencia con su serie en los Estados Unidos.

“Mi personaje se llama Yolanda Cadena, y es una es una piloto valiente, impulsiva, que siempre dice lo que piensa aunque a veces meta la pata”, declara Livia feliz de encarnar a una mujer de la vida real, en un rol diferente a todos los que ha protagonizado, en una teleserie llena de acción y peligro.

“A Yolanda le pasa de todo porque vive escapando de balaceras, explosiones, accidentes aéreos y automovilísticos… pero siempre sale ilesa”, comenta la actriz que no usó dobles en algunas escenas súper peligrosas, como cuando saltó con Arap Bethle desde un cuarto piso a una piscina.

“¡Fue increíble! Con la adrenalina al tope saltamos a la pileta… sin esperar los dobles. Claro que en el fondo había un colchón inflable, que amortiguó el trancazo”, comparte sonriendo la estrella, que aprendió a pilotear, disparar y repartir catorrazos, pues tiene que defenderse de los patanes que siempre quieren aprovecharse de ella.

“Su padrino Ernesto la violó a sus 18 años, por eso desconfía de los hombres. Su gran héroe fue Ramón, su papá, quien robaba carros para desguazarlos, pero nunca pudo cumplir su sueño de montarse en un avión, porque fue abatido por la policía”, cuenta Brito, cuyo personaje sufre y llora muchísimo, porque al morir Ramón, queda a merced de su madre, una vieja borracha que dejaba que su amante la abusara. Cuando su padrino intenta volverla a violar, ella le corta la cara y huye de su casa.

“Yolanda consigue trabajo como azafata en Centroamérica Air, donde conoce a Mejía un infiltrado de la DEA, que se enamora de Cadena, pero ella es amante del narcotraficante John Lucio, quien le enseña a pilotear avionetas para transportar drogas y dólares. Por chismes de su ‘amiga’ Zulima, John intenta matarla averiando su avioneta, que cae en la selva colombiana, donde se ve forzada a convivir con el demente Coronel Santamaría, quien desea convertirla en su esclava sexual. Ella finge sentirse atraída por él para controlarlo, mientras trata de escapar de sus garras. Cuando lo logra, y el oficial descubre que lo engañó dejándolo en ridículo frente a su tropa, pierde la cordura y comienza a perseguirla para despellejarla viva”, cuenta la interprete de Yolanda, quien se venga de Lucio manejando su propio equipo de hermosas narcopilotos, al servicio del Cartel de las sombras.

“La Piloto se convierte en una capo, pero es apresada por el agente de la DEA Dave Mejía, su gran amor”, agrega la actriz, quien es toda una experta en caracterizaciones, pues la ingenua jovencita italiana, logró transformarse en una aguerrida narcopiloto, que platica como Los Tigres del Norte.

“Yolanda es oriunda de Tepic, y tiene ese acento norteño que me costó mucho imitar”, confiesa Livia, que maneja los dicharachos mexicanos con gran naturalidad, aunque nació en La Habana, el 21 de julio de 1986.

“Mi padre Rolando Brito, es un primer actor cubano y mi madre Gertrudis Pestana, una bailarina de ballet. A los 13 años viajamos a México, porque a mi papá le ofrecieron trabajo”, recuerda la artista quien modelaba para pagar sus estudios de Administración.

“Dejé mi carrera cuando me eligieron para representar a México en un concurso en Ecuador”, comenta Brito, quien quedó como finalista del reinado Mundial del Banano 2009. Durante el certamen descubrió que le gustaban las cámaras y decidió estudiar actuación en el CEA de Televisa.

“En el 2011, debuté en el melodrama Triunfo del amor, junto a mi compatriota William Levy. Esa novela me abrió las puertas, porque desde entonces no he parado de trabajar en telenovelas como: Abismo de pasión, Muchacha italiana viene a casarse y Por siempre Joan Sebastián, interpretando a Maribel Guardia”, declara Livia, que también ha trabajado en la conducción de shows, aunque prefiere la actuación.

“Me encanta el cine y he filmado películas como: No se si cortarme las venas o dejármelas largas, Volando bajo, La dictadura perfecta y Más allá de las apariencias, donde interpreto a una discapacitada”, anota la actriz, que aunque se mantiene súper ocupada siempre tiene tiempo para el amor. “Bendito Dios soy muy feliz con mi novio Said”, confiesa Livia, quien publicó en Instagram románticas fotos besando al rapero mexicano, conocido como Said el Caballero Urbano.

El amor es para gritarlo y vivirlo sin pensarlo, sólo sentirlo. Tú eres lo que sientes!!! Felicidad Infinita”, escribió Brito enamorada y satisfecha en esta etapa de su vida, pues debido al éxito de la teleserie ya se prepara para agarrar el avión por los cuernos en La Piloto 2, como la protagonista que ya no es la chica buena, bonita y bobita… sino la mujer buenota, bella y brabucona que derrite a los hombres.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *