Madrid y Atlético en la final de Cardiff

Después de dos finales, el derbi europeo se traslada a la semifinal, que se abre en el Bernabéu, mientras que vuelta será en un Calderón que vivirá su última gran cita europea

Los protagonistas de Lisboa y Milán se han citado esta vez en semifinales, lo que asegura que uno de los dos volverá a disputar la final. En el cuarto enfrentamiento entre ambos en Europa en los últimos cuatro años, Madrid y Atlético buscarán una plaza para la finalísima de Cardiff en un derbi de Champions que levantará el telón en el Bernabéu el 2 de mayo y que tendrá su desenlace ocho días después en el Calderón, que vivirá el último encuentro de la máxima competición europea por el traslado del equipo a su nuevo estadio, el Wanda Metropolitano. En el otro enfrentamiento, el Mónaco buscará ante la Juventus su segunda final tras la que disputó en el 2004, que perdió ante el Oporto. La ida se jugará el 3 de mayo en el Louis II y la vuelta el 9 en el Juventus Stadium.

La revancha llega esta vez fuera del foco de una final. Las cuentas pendientes del Atlético se dirimirán esta vez en semifinales, en donde solo existe un precedente entre ambos, el de 1959 en el que venció el Madrid en el partido de desempate. Después de caer en dos finales, el destino ha querido darle otra oportunidad al cuadro rojiblanco, que deberá demostrar que ha superado el impacto de caer en dos finales ante su vecino de la capital.

Pese a haber pasado por el diván después de aquellas lágrimas que inundaron San Siro, el Atlético no quería volver a ver a su verdugo en las finales de Lisboa y Milán en otra batalla por el título y se ha salido con la suya. También la UEFA, que no quería una tercera final entre Madrid y Atlético en cuatro años. Salió primero la bola del equipo blanco y luego el galés Ian Rush apenas movió las otras tres. Con un giro de muñeca similar al de un tenista, se agarró a la del Atlético, que abrirá el fuego en el Bernabéu, donde acaba de firmar un 1-1 en el último derbi liguero.

Antes de eso, el equipo rojiblanco se había impuesto en el campo del Madrid en las últimas tres visitas, dos con Ancelotti en el banquillo y una con Zidane. Además de eso, le ganó la final de Copa del 2015 en el Bernabéu, donde el último ante el Atlético llegó en diciembre del 2012. En el 2015, Madrid y Atlético se vieron en unos cuartos de final que se resolvieron en favor del equipo blanco.

Ahora, el equipo de Simeone ha recuperado su mejor versión para encarar el tramo decisivo de la temporada. A eso ha ayudado que el entrenador argentino confirmadse que estará en la nueva casa que el club rojiblanco estrenará la próxima campaña.

“El objetivo es la final y para ello hay que ganarle al rival que toca. Fuera cual fuera, sería el mismo objetivo y el mismo motivo para ganar”, ha afirmado Simeone. “Estamos contentos con la evolución del equipo en el último tramo de la temporada y muy felices por cómo llega a esta semifinal”, ha declarado Clemente Villaverde tras el sorteo celebrado en la sede de la UEFA, en Nyon (Ginebra). Sobre el aspecto emocional de la plantilla tras perder dos finales ante el Madrid, Villaverde están convencido de que los jugadores “ha superado ese trance”.

Si los planes del Atlético se han cumplido, los del Madrid no han sido los esperados. Después de ganar al equipo rojiblanco en la prórroga en Lisboa en la final del 2014 y en los penaltis en la de Milán del pasado año, deseaban volver a encontrarse con su vecino en Cardiff. Su pegada parece intacta después de convertirse en el máximo goleador de los semifinalista, con 28 tantos, algo que será complicado mantener ante un rival experto en las labores defensivas.

“Nos conocemos muy bien y los dos equipos llegamos en un buen momento. Esta semifinal obliga a nuestros jugadores a dar lo máximo porque el Atlético no da ninguna concesión. Atrás son muy sólidos y arriba son fuertes”, ha declarado Emilio Butragueño, director de relaciones internacionales del Madrid.

El otro enfrentamiento medirá al segundo equipo más goleador de la Champions, el Mónaco, con 21 goles, contra la mejor defensa, la Juventus, que solo ha encajado dos tantos. Mbappé y Falcao intentarán derribar el muro italiano para volver a meterse en una final 13 años después. El verdugo del Barcelona, que ha cosechado seis derrotas en ocho finales, quiere ofrecerle su primer título al meta Bufón antes de que cumpla los 40 años. Dybala e Higuaín saben que enfrente estará un equipo débil atrás, lo que demuestras los 16 goles que ha encajado en el torneo, uno más que el Madrid. Curiosamente, el equipo de Allegri es el que más posesión tiene de los cuatro semifinalistas, con el 55% y no es el que menos goles ha marcado. Suma 17 por 13 del Atlético.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *