Miami debe comenzar a ganar por el bien mental de Whiteside

Bienvenidos al país de Hassan Whiteside. La tierra de los gigantes y los encontronazos, de los golpes y las faltas. Aquellos que hace años atrás presagiaban el fin de los hombres altos en la NBA, ahora chocan con la realidad de que siguen siendo importantes, a veces decisivos en los esquemas de juego.

Jorge Ebro

Pero también es la nación de la línea de fuego más intensa y si el lunes Whiteside tuvo que contender contra Joel Embiid y Jalil Okafor en Filadelfia, este miércoles en Detroit se las verá contra Andre Drummond, mientras que viernes y sábado la asignación será doble contra Marc Gasol.

“Los que decían que los hombres altos estaban extintos, no sé quienes son”, comentó el lunes Whiteside antes de poner en la pizarra 32 puntos y 13 rebotes. “Esos no miran básquetbol. No tengo un día libre en mi posición”.

Si la comparación entre Whiteside y el novato Embiid dominó los titulares el lunes, este vez sucede algo parecido con el potencial duelo frente a Drummond, un gigante que parece siempre al borde de tomar la liga por asalto, aunque no acabe de hacerlo.

Los números de Drummond son buenos -14.6 y 13.9 puntos y rebotes por juego, respectivamente-, pero su eficiencia en general palidece ante el aporte del Miami a su equipo con 18.8 cartones y casi 16 capturas de balón por noche.

Sin embargo, el Heat se haría un flaco favor si pone toda su atención a este enfrentamiento y descuida otras áreas del juego, como sucedió en Filadelfia, con esa cantidad excesiva de intentos de triples sin apenas nada para mostrar.

Whiteside puede dar esos números y un poco más, pero la suerte de Miami dependerá del tipo de ayuda que el gigante pueda recibir, de las segundas y terceras opciones ofensivas que no acaban de definirse.

¿Cuánto más podrá Whiteside mantener el tono del buen compañero antes de que su edificio mental comience a agrietarse? Estar rodeado de mediocridad no es el mejor ambiente para este chico aún con mucho por desarrollar en la fortaleza de su pensamiento.

No resulta un secreto que el ataque del Heat pasa por sus manos y eso lo sabe bien Erik Spoeltra, pero el coach debe encontrar mejores manera para involucrar al resto de quienes rodean al que es hoy su mejor jugador.

Embiid no le ganó el reto a Whiteside el lunes, sino la inapetencia competitiva del resto de Miami. Drummond podría quedar muy por debajo en el duelo de este miércoles, pero si Goran Dragic se contenta con 10 puntos, el final terminaría en derrota.

Y cuando toque Gasol y Memphis…esa es otra historia.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *