Mireia Belmonte entra tercera en la final de los 200 mariposa

La nadadora catalana optará este jueves a otra medalla en los Mundiales de Budapest

Mireia Belmonte optará este jueves a su segunda medalla en los Mundiales de natación de Budapest. La nadadora catalana, que el martes se hizo con la plata en los 1.500 metros libre, ha negociado este miércoles con inteligencia las eliminatorias de los 200 mariposa, prueba en la que ha pasado a la final acreditando la tercera mejor marca (2.06.71), solo por detrás de la alemana Franziska Hentke (2.06.29) y de la china Yilin Zhou (2.06.63). Hentke ostenta la mejor marca del año con 2.16.18, un tiempo que la ganadora de este jueves puede rebajar ampliamente.

Belmonte, campeona olímpica de la especialidad en Río 2016, se dejó un amplio margen de mejora, y en la final se encontrará también con dos nadadoras locales, la incombustible Katinka Hosszu (6ª en las semifinales, con 2.07.37) y Liliana Szilagyi (7ª, con 2.07.67).

La nadadora de Badalona, de 26 años, ha controlado su semifinal en todo momento y no ha entrado en luchas agotadoras. Por la mañana, en las series eliminatorias, también había logrado el tercer mejor tiempo (2.07.59), por detrás de Hosszu y la china Yefei Zhang (2.07.50).

Con la lección muy bien aprendida, Belmonte, que salió en la segunda serie y por la calle cinco, entre Hosszú y Hentke, buscó la referencia de la alemana que la tenía a su derecha. Esperó que se diluyera la efervescencia de la local Liliana Szylagi en el primer 50 y pasó cuarta (28.95). A partir del 100, la alemana pasó a liderar la carrera (1:01.03), pero Belmonte (1:01.71) no se apuró, sabía ya quien tenía que ser su referencia y jugó sus cartas.

Tras la carrera, la española ha asegurado que la final se presenta “muy bonita” debido a que el nivel entre las favoritas es muy parecido. “La carrera ha sido extraña, no sé, un poco extraña. No sé cómo describir mis sensaciones, porque ha sido un poco extraño todo”, ha asegurado después de salir de la piscina y ha admitido que “estaba un poco cansada” después de haber nadado también las series matinales de esta prueba.

Para la final la española ha explicado que tendrá que “saber los puntos fuertes y débiles de cada una (de las rivales)”, pero ha advertido: “La final es una final y cada uno nada como puede”. “Todas estamos en el mismo nivel, nos separan pocas décimas”, ha enfatizado, al afirmar que “es lo bonito de la competitividad que hay”, que ninguna de las nadadoras se destaca tanto como para que haya una diferencia de varios segundos.

Por sensaciones, la badalonesa es favorita en la final de mañana, en la que podría conseguir una medalla de oro que se le resiste en unos Mundiales. Belmonte ha sido campeona olímpica y de Europa, pero le falta un título mundial en piscina de 50 metros, que es el que perseguirá este jueves en Budapest.

El único otro participante español de la jornada del miércoles ha sido Hugo González, que en los 200 estilos ha quedado el 26º en las eliminatorias, con 2.02.78, muy lejos de los 18 puestos que daban acceso a las semifinales de la tarde.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *