Montmeló propone un modelo de contrato innovador a la F-1

El Circuit negocia un modelo que permita el crecimiento y la sostenibilidad en una realidad que nada tiene que ver con la de 1991, el inicio del contrato que finalizaeste año

Mercedes cuenta por dobletes las cuatro carreras disputadas del Mundial, pero es Valtteri Bottas quien lidera el Mundial de F-1 con un punto sobre Lewis Hamilton. Una avería, algunos errores de juventud y las órdenes de equipo han distanciado momentáneamente al joven Charles Leclerc de la cabeza en un arranque donde Sebastian Vettel no se ha librado de la lluvia de críticas que arreciaron el pasado año sobre el piloto de Ferrari. Carlos Sainz estrena mejoras en en el McLaren con la intención de consolidarse como el cuarto equipo de la parrilla. Así se se presenta el Gran Premio de España, la vigésimo novena edición en el Circuit de Cataluña, que dispone de un par de meses para negociar una renovación que no se barrunta fácil. Y no parece que tenga mucho que ver con la retirada de Fernando Alonso. Es la primera vez, en 18 años, sin el bicampeón del mundo asturiano, aunque hace tiempo que la “alonsomanía” abandonó las gradas de Montmeló.

El ritmo de venta de entradas no ha variado mucho en esta edición y los organizadores calculan una asistencia similar a la de los últimos años, ligeramente por encima de los 90.000 espectadores durante la jornada de carrera el domingo, y más de 170.000 en los cuatro días de evento. Aquella edición de 2007 con gradas supletorias y 140.000 espectadores parece difícil de repetir. La crisis económica, que se inició a finales de la década pasada, restó afluencia, sobre todo, en el público español. El final de la “alonsomanía” arrancó con la última victoria de F-1 en su carrera, precisamente aquí, en Montmeló. La televisión de pago, y las nuevas formas de consumo del público más joven, obligan a replantearse el futuro.

Un contrato del año 2019

«No vamos a renovar un contrato basado en la realidad de 1991. Aquello era en blanco y negro y estamos pensando en 4K”, explica el director del Circuit, Joan Fontseré. “La actividad en la pista debe ser solo una parte del evento. Hemos de organizar mucho más entretenimiento alrededor durante el fin de semana y hemos de mantener la llama de la F-1 durante todo el año, en el para los miles de personas que lo visitan fuera de los grandes premios de F-1 o motos. Necesitamos que Liberty entienda esta nueva realidad y articular un acuerdo que nos permita crecer en este camino”, añade. El Consorci también es partidario de firmar un contrato mucho más flexible en función de variables que ahora no se contemplan como el de la televisión en abierto o cerrado o el concurso o no de marcas como Ferrari o Mercedes, etc… aspectos que inciden poderosamente en la popularidad y el interés que puede despertar el espectáculo.

Algunos medios como el portal Autosport dan por hecho que la pista holandesa de Zandvoort sustituirá a Montmeló en el Mundial 2020. La dirección del trazado catalán y la propia FOM desmiente que la inclusión de Zandvoort implique la salida de Barcelona. Montmeló renovó su compromiso en 2015 con la Formula One Management (FOM) –la empresa propiedad de Liberty Media que gestiona la Fórmula 1– por 24 millones. La Generalitat, el Ayuntamiento de Montmeló y La Diputación de Barcelona, aportan alrededor de la mitad de esa cuantía, mientras que la venta de entradas y algunos otros ingresos sufragan el resto.

163 millones para Catalunya

El Circuit trabaja en nuevos formas de ingresos, pero se topa con modelos anticuados. El Corte Inglés estaba dispuesto a una acción publicitaria en este gran premio por valor de un millón de euros, que no se ha podido concretar por el “encorsetamiento de los modelos de publicidad heredados de la época de Bernie Ecclestone. Liberty está trabajando en actualizar el negocio, pero lleva tiempo, también para que entienda la realidad que le proponemos. Es en eso en lo que estamos trabajando”, añade Fontseré, que estima aún en algunos meses la fecha para cerrar la renovación que, por ejemplo, no está nada clara en los grande premios de Mexico y Alemania. Vietnam y Holanda entrarán en el calendario el próximo año, y la voluntad de Liberty y de la Generalitat es de prorrogar “nuestro acuerdo como quedó de manifiesto” tras la reunión de Chase Carey y el president Quim Torra hace uno mes. “Todo está sbierto, seguimos en conversaciones”, insisten desde la FOM

El Govern sabe my bien lo que el gran premio supone para Barcelona y Cataluña, y no solo a nivel de imagen. Un estudio elaborado por la empresa DEP Institute que valora en 163 millones el impacto económico que deja la F-1 en el área metropolitana de Barcelona. Dinero para los hoteles, los restaurantes, los servicios, el IVA de cada producto que se consume… Una inversión de 24 millones que devuelve 163 millones a la ciudad, pero Barcelona quiere ser pionera en un modelo de negocio innovador que permita la sostenibilidad económica.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *