Quique Setién integra a Riqui Puig en la dinámica del primer equipo

El joven centrocampista se une a los entrenamientos con el cántabro y se le abre una puerta por la sanción de De Jong

No era nada casual que la primera foto de Quique Setién, con el chándal ya de entrenador del Barcelona, fuera realizando gestos de complicidad hacia Riqui Puig, el joven centrocampista del filial. El jugador, de 20 años, ya estaba citado para el entrenamiento del martes con el primer equipo teniendo en cuenta las ausencias que tenía en el centro del campo.

Pero Valverde fue despedido horas antes, el comunicado de su adiós y la llegada de Setién fue a las 23.15 h. del lunes, por lo que Riqui Puig ya entró en el campo con el nuevo entrenador. Ha realizado tres entrenamientos (doble sesión del martes y el de esta mañana del miércoles) con el primer equipo, como si fuera uno más.

El panorama se le ha aclarado en los últimos días a Riqui Puig, que no ha sido ni citado para el choque que el Barça B juega esta tarde contra el Badalona. Se le ha despejado de repente por varias razones: Aleñá ha sido cedido al Betis, Arthur, que empezó a trabajar con el grupo esta semana, sigue sin estar bien físicamente y, además, De Jong está sancionado, por lo que no podrá jugar el domingo ante el Granada.

Pero la principal razón es la llegada de Setién, quien desea que la conexión entre el estadi Johan Cruyff y el Camp Nou sea mucho más fluída, aunque Valverde dejó un par de patrimonios deportivos antes de ser despedido: la irrupción de Ansu Fati, un delantero que ni se ha puesto la camiseta del filial azulgrana, y la consolidación de Carles Pérez como un delantero que da soluciones al equipo.

«Este club tiene una cantera extraordinaria. El talento desde abajo si se abre paso es porque se lo merece» (Setién)

En su primera aparición como entrenador del Barça, fue muy claro. «Este club tiene una cantera extraordinaria, no conozco en profundidad a la mayoría de los jugadores pero si habéis seguido mi trayectoria sabéis que irán viniendo a entrenar y participarán», comenzó diciendo lanzando, además, un mensaje final. «Lo tienen que tener claro en el primer equipo. El talento desde abajo si se abre paso es porque se lo merece. Tengo una predisposición absoluta a cuidar de los chavales porque siempre que aparece un chaval nuevo hay una energía que permite que los de arriba no se relajen. Es un mensaje que he mandado siempre».

No fue Riqui Puig el único joven del Barça B que trabajó con el primer equipo. Obviamente también estaban Ansu Fati y Carles Pérez, además de Iñaki Peña, el portero. Mbuyamba y Jaume Jardí, del Juvenil A azulgrana, son los otros dos que participaron en la tercera sesión dirigida por el técnico cántabro.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *