Rafael Nadal supera el tormento Kyrgios en Wimbledon

El orden ante el caos. El juego organizado frente el anárquico. La planificación contra la improvisación.

Un tormento que al final ha tenido premio para Rafael Nadal que tras 3 horas y 3 minutos se lha llevado la victoria ante el australiano Nick Kyrgios por 6-3, 3-6, 7-6 (7-5) y 7-6 (7-3). La victoria número 50 en Wimbledon. Un triunfo importante porque decía el número 2 mundial «me permite seguir en el torneo» y porque, aunque eso no lo decía, era un partido que no le gustaba jugar desde que supo en el sorteo que se cruzaría con el díscolo tenista australiano. Un rival capaz de desquiciar a cualquiera y que, en el 2014, le eliminó del torneo cuando era el número 1 mundial y hace pocos meses, en la final de Acapulco.

Hubo la tensión, la emoción y el espectáculo que se anunciaba desde hacía días, aunque el show no empezó hasta bien entrado el primer set con 5-2 para Nadal. Entonces Kyrgios, que había estado modosito, ganó su saque con tres ‘aces’, uno a 230 km/h y el último con un servicio de cuchara (por debajo de la cintura), que dejó clavado a Nadal y levantó un murmullo de admiración en la central. Nadal no se inmutó y, en el siguiente juego, se apuntó con un saque-volea la primera manga en poco más de media hora.

Quejas al árbitro

Si alguién estaba desquiciado ese era Kyrgios, molesto por la pérdida de tiempo de Nadal, no solo con el saque, sino incluso para ir al resto. El australiano se quejó al árbitro francés Damian Dumusuris al final del primer set cuando Nadal se marchó al baño. “¿Por qué tengo que esperar a sacar?¿Es normal?”, le decía. No encontró respuesta y decidió centrarse en el juego en el siguiente set. Así se adelantó 3-1 y 4-1, con otro ‘ace’ de cuchara. Nadal no se inmutó. Siguió a lo suyo y, cuando Kyrgios se despistó, le arrebató el saque en blanco. El australiano volvió a quejarse de la pérdida de tiempo. Pedía a gritos una sanción para Nadal y la respuesta fue que la recibió él por perder el tiempo en un resto. No le afectó. respondió con un ‘break’ y apuntándose el set.

La gran tensión llegaría en la tercera manga, a medida que los dos tenistas mantenían su servicio y la igualdad en el marcador. Con 4-4, Kyrgios tiró un bolazo al cuerpo de Nadal. No le pidió disculpas. «No tengo por qué hacerlo. Es parte del juego», dijó tras el partido el australiano. Eso irritó a Nadal que sacó su garra toda su garra para celebrar el 5-4, como si acabara de ganar la Champions. Su alegría se multiplicó tras ganar el tercer set en el ‘tie break’. Un paso importante para acabar con el martirio, aunque aún debería alargarse una hora más hasta ponerle fin en un segundo ‘tie break’ que, como el primero, Kyrgios jugó sin la intensidad y la importancia de lo que estaba en juego. Es su forma de jugar y, posiblemente, la razón por la que, a pesar de su talento, está el número 43 mundial.

Tsonga, próximo rival

Nadal reconoció el talento de Kyrgios. “Es increíble verle jugar. Tiene potencial para ganar un Grand Slam, aunque cada uno hace lo que quiere con su vida”, dijo el número 2 mundial. Pero él fue quien se llevó la victoria. El doble campeón de Wimbledon (2008 y 2010) se enfrentará en tercera ronda el sábado al francés Jo-Wilfried Tsonga, un rival también peligroso, semifinalista del torneo en el 2011 y el 2012, con un juego agresivo y peligroso en hierba pero nada que ver con el imprevisible Kyrgios, capaz de todo en un mismo punto. Pocos jugadores pierden un partido después de haber logrado 29 ‘aces’ , 51 golpes ganadores y un 71% de acierto con el primer servicio. Kyrgios lo hizo.

Nadal puede estar contento además porque el dificil camino que le esperaba cuando vio el cuadro del torneo se ha ido limpiando con las eliminaciones de posibles rivales como el canadiense Denis Shapovalov, el austriaco Dominic Thiem y, ayer, el croata Marin Cilic, finalista del 2017, posible rival en cuartos de final, que perdió con el portugués Joao Sousa. Quien tampoco cedió fue Roger Federer que se impuso al británico Jay Clark (169 mundial) por 6-1, 7-6 (7-3) y 6-2.

Hoy intentarán acompañar a Nadal en la tercera ronda del torneo, el castellonense Roberto Bautista que se enfrenta al ruso Karen Khachanov y el madrileño Fernando Verdasco que jugara ante el italiano Tomas Fabiano.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *