Simone Biles se impone también en el concurso individual y agranda su leyenda

La estadounidense logra su quinto título mundial individual en Sttugart y Cintia Rodríguez acaba en el puesto 21

Por Luis Mendiola

La estadounidense Simone Biles siguió este jueves agrandando su leyenda en la gimnasia femenina al lograr en la ciudad alemana de Stuttgart su quinto título mundial del concurso completo, una cifra que nadie ha logrado en la historia, y que la sitúa a uno solo del japonés Kohei Uchimura, que cuenta con seis. Su victoria llega dos días después de conducir a Estados Unidos a su quinto título como equipo, igualando el récord que ostentaba Rumania desde finales del siglo XX.

“A veces me pregunto cómo lo hago. Es como si no fuera yo. Me gustaría tener alguna experiencia extracorporal para ser testigo porque de verdad que hay veces que no sé como puedo hacerlo”, soltó para sorpresa de todos después de su éxito, que la sitúa con 16 oros mundialistas en su palmarés, 22 medallas en total, a una del récord absoluto de Vitaly Scherbo.

Biles se impuso en Stuttgart con 58,999 puntos totales y añade una nueva corona a las logradas entre 2013 y 2015 y en 2018, después de que en 2017 se tomara un año sabático tras los Juegos de Río, donde logró cuatro oros y un bronce. La pequeña gimnasta de 22 años y apenas 1,42 de estatura acabó por delante de la china Tang Xijing (56,899), que se hizo con la plata, y la rusa Angelina Melnikova (56,399), que se colgó el bronce.

Biles saluda desde el podio, escoltada por Xijing y Melnikova, plata y bronce / thomas kienzle (AFP)

Tres de cuatro

“Biles es pura potencia en sus ejercicios y alguien que está destinada a dominar durante mucho tiempo, a marcar una época con medallas, puntuaciones, superando sus propios retos. Se adapta perfectamente al estilo que exigen los códigos actuales de gimnasia: explosivo y físico, que eran antes algo más artísticos”, analizaba a la estadounidense el exgimnasta Javier Gómez, finalista olímpico en Londres 2012 a petición de este diario. “A la hora de hacer acrobacias tiene una enorme facilidad para saber dónde está, igual que la tenía Gervi (Deferr) y situarse en el espacio. Es algo innato”, afirma.

La americana fue la mejor en el salto (15,223 puntos), en la barra de equilibrios (14,633) y finalmente en suelo (14,400), aunque tuvo dos salidas del tapiz que la penalizaron, y acabó tercera con 14,733 en las barras asimétricas, el único aparato en el que muestra cierta vulnerabilidad y en el que la mejor puntuación fue para la belga Nina Derwael, que concluyó en quinto lugar. Este sábado y domingo, Biles aspira a elevar su cifra de trofeos con su presencia en las cuatro finales por aparatos, donde es firme aspirante al triunfo.

Elementos de riesgo

“Lo que la distingue es la capacidad de innovar”, añade Gómez, responsable de la gimnasia artística femenina de la Federació Catalana en el CAR de Sant Cugat. “Cuando la ves hacer los ejercicios, te das cuenta de que no tiene tope, de que puede seguir mejorándolos y añadir nuevos elementos. Es la potencia, la altura que consigue y su control del espacio lo que le permite apostar por elementos de riesgo como el doble mortal con triple giro, que ha introducido en suelo o el doble mortal hacia atrás con dos giros en la barra de equilibrio”, remarca.

La mallorquina Cintia Rodríguez, una de las integrantes del equipo español que logró una plaza para los Juegos de Tokio, acabó en el puesto 21con una nota total de 51,466. Sus dos mejores aparatos fueron paralelas (13,700) y salto (13,333). Este domingo será el turno de Roxana Popa en la final de suelo, para la que se clasificó entre las ocho mejores.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *