Sony volverá a fabricar discos de vinilo en Japón

Este formato tradicional crece en todo el mundo, y aumentó un 19% en España en el 2016

El repunte de las ventas de los discos de vinilo ha desbordado la capacidad de las fábricas que siguen elaborando este soporte, lo que llevado a la multinacional Sony a reabrir una fábrica para producir sus propias grabaciones en este soporte para el mercado japonés, 28 años después de que cerrase su última fáctoría de discos de vinilo. Entonces fue el surgimiento del formato del CD quien acabó con el vinilo. Hoy regresa por el hundimiento de este, reemplazado tanto por la escucha de música digital por ‘streaming’ como por, en el otro extremo, la compra de discos de vinilo por quienes aprecian las grabaciones como objeto coleccionable o el sonido más cálido del microsurco.

Sony reabrirá su línea de producción de vinilos en una fábrica situada al suroeste de Tokio, y exclusivamente para el mercado japonés, en el que no había quedado ninguna empresa que siguiese fabricando el producto. En España, solo una pequeña empresa de Castellón sigue manteniendo la producción de vinilos, con una capacidad de producción de 4.000 copias al mes, mientras que en el resto de Europa solo se mantienen dos grandes plantas de producción, en los Países Bajos y la República Checa, con capacidad para imprimir 100.000 vinilos diarios y que están totalmente al límite de su capacidad de producción. Según la radio pública de EEUU, NPR, solo quedan en EEUU 16 factorías, todas ellas también saturadas por la demanda.

Las ventas de vinilos en el mundo no han dejado de crecer en los últimos años. En el informe de Promusicae sobre el mercado de la música en España se recogía un incremento de las ventas de vinilo del 19% en el 2016, con 433.000 unidades vendidas.

En EEUU, por ejemplo, según la empresa de análisis de mercado BuzzAngle Music, en el 2016, al mismo tiempo que el ‘streaming’ alcanzó su cifra récord con 250.000 millones de canciones escuchadas, las ventas de discos de vinilo crecieron un 25,9%,

Al margen de su papel de producto minoritario, con una cuota del mercado de la música grabada que ronda según los países entre el 3% y el 5%, el vinilo resulta un formato más rentable para las discográficas que el ‘streaming’ digital. En el Reino Unido, por ejemplo, en las semanas navideñas las ventas de vinilo fueron de 3 millones de euros mientras que la facturación por los servicios de escucha de música ‘online’ se quedó en los 2,6 millones de euros. Y en el conjunto del 2016 se vendieron más de 3,2 millones de discos de vinilo, con un crecimiento del 53% respecto al 2015, recuperando la cifra de ventas de un lejano 1991 y superando por primera vez las descargas digitales, en servicios como iTunes, que retroceden frente a los servicios de suscripción por ‘streaming’, tanto gratuitos como de pago.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *