Towanda Rebels, el azote de los puteros

Dos jóvenes madrileñas triunfan con un vídeo que criminaliza al cliente de la prostitución

Sus amistades estaban hasta el gorro de que ellas dos, Zua Méndez y Teresa Lozano, acaparasen las conversaciones con temas de su interés. Mayormente, feminismo, igualdad, justicia. Así que se animaron y decidieron dar un cauce a su energía insurrecta rebautizadas como Towanda Rebels.

Hace unas semanas lanzaron un vídeo en su canal de Youtube, ‘Yo te creo’, sobre la joven que denunció la violación de La Manada. Quisieron protestar contra las miradas cargadas de recelo siempre dirigidas a la víctima. Fue un éxito inesperado, porque lo grabaron con un móvil, apenas sin medios, y ya les permitió vislumbrar el potencial de su idea. Pero ha sido su segunda entrega, #HolaPutero, la que ha disparado su onda expansiva en los medios de comunicación.

Con un léxico directo, sin eufemismos que suavicen la realidad, sacan los colores a los clientes de la prostitución. Sí, se trata de criminalizarlos, de “acabar con el lenguaje maniqueo que a menudo se ve en programas de televisión que abordan el fenómeno”, y de dar voz a las prostitutas, porque resulta que “en un 90% de los casos”, según diferentes estudios, son “obligadas a prostituirse”, afirman Zua y Teresa. Pretenden desmontar así el lugar común de que muchas de ellas “son putas por elección propia”.

El vídeo, que lleva más de 400.000 visualizaciones, no se anda con paños calientes. “Putero, tú no pagas por follar, tú pagas por violar”. “¿Por qué crees que tienes derecho a comprar mujeres?”. “Mientras tú existas, todas estamos en peligro”. “Voy a contarte un secreto: ninguna de las mujeres a las que has pagado quería estar contigo”. Son algunas de las frases que pronuncian las treintañeras madrileñas Zua (actriz y humanista) y Teresa (actriz y periodista). Cuestionan los rodeos verbales que blanquean un asunto tan turbio. “Se les llama ‘clientes’ o ‘consumidores’, cuando son puteros, y hay quien habla de algo tan falso como el ‘empoderamiento’ de la mujer”.

Las ‘towandas’ (toman el nombre del grito de guerra de la película ‘Tomates verdes fritos’) pretenden concienciar sobre conceptos que parecen ocultos tras palabrería más o menos amable. “Se dice ‘sexo consentido’ cuando debería hablarse de ‘sexo deseado’, también se habla de ‘consumidores’ y de ‘trabajadoras sexuales’… Hay demasiados eufemismos y por eso quisimos usar en el vídeo un lenguaje muy claro. El lenguaje construye el pensamiento”, explican. Y son conscientes de que una de las raíces del problema es la formación de los jóvenes. El machismo, sí. “Es que hay supermercados de mujeres, tarifas planas en prostíbulos, ‘flyers’ con precios… ¡Algunos chicos incluso se los intercambian como si fueran cromos!”, explican.

Han encontrado, además de amplio eco mediático, mucha comprensión y apoyos, pero también preocupante intolerancia y cerrilidad. “Nos han dicho barbaridades, sí, como ‘ojalá os violen’, o ‘la culpa de que existan las putas es de las estrechas como vosotras, que no os gusta que os penetren’. En el otro extremo, han movido a la reflexión: “Algunos puteros nos han comentado que se lo están replanteando”.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *