Un Madrid vulgar sucumbe ante el Tottenham (3-1)

El equipo de Zidane ofrece una pobre imagen y cae goleado en su puesta de largo en Wembley

Lejos de levantar el vuelo, el Madrid sucumbió ante el Tottenham en una noche pavorosa en la que el equipo blanco sumó su segunda derrota consecutiva sin dar señales de cambio respecto al equipo que malvive por la Liga. Se la pegó en Champions ante un rival que le superó en todo (3-1) y que supo aprovechar los múltiples defectos de un equipo al que le volvió a faltar actitud y fútbol. No estuvo a la altura de su competición favorita y cedió el liderato al equipo de Pochettino, que en poco más de media hora ya había sellado la goleada.

Wembley no redimió al Madrid. Ni siquiera en ese santuario supo levantar la cabeza. Tampoco la Champions cambió el paso de un equipo que va cuesta abajo y que no dio señales de mejora respecto al encuentro ante Girona. Lejos de recuperar su autoestima, el equipo de Zidane agranda su crisis y se mete en un pozo muy profundo. Frente a un rival sólido, pero con su estrella, Kane, a medio gas, fue incapaz de encontrar soluciones, lo que solo intentó cuando se vio con el agua al cuello tras el gol de Dele Alli, la joven estrella del Tottenham que se estrenaba en Champions después de cumplir tres partidos de sanción.

Después de tirar por la borda la primera media hora con graves errores de ajuste y con muy poca presencia en el centro del campo, el equipo de Zidane fue entrando en lo estrategia que planteó Pochettino. Kane y Winks avisaron con dos ocasiones tras sendos errores de Casemiro y Marcelo. Sin apenas respuesta, el Madrid dio muestras de no haber salido de la UVI tras la sonrojante derrota en Montilivi. Igual que sucedió el domingo solo Isco respondía a la exigencia de un partido en el que se ventilaba abandonar la cuneta y volver a la carretera.

No ayudó a ello los constantes errores de la zaga blanca. En un de ellos, Kane obligó a Nacho a despejar desde la línea de fondo. El saque de banda se terminó en un centro de Trippier, en fuera de juego, que Dele Alli remató adelantándose a Nacho (m. 27). El tanto pareció pulsar la tecla del orgullo del Madrid, que comenzó a sacar la cabeza. También lo hizo Cristiano, que ante la falta de elaboración y el abandono de Benzema, se buscó la vida antes Lloris.

Fue como un aviso para el equipo inglés, que volvió al ataque con un Kane que se la armó a Ramos en una acción en la que el central despejó el balón con el muslo, primero, y luego con la mano. Lejos de arreglar el desaguisado, el Madrid terminó por diluirse en una de esas noches que dejan una profunda huella tras bordear el ridículo. El meneo del Tottenham tuvo su continuidad en el segundo tanto de Dele Alli, que llegó tras un nuevo error, esta vez de Kroos, que aprovechó el jugador inglés para irse de Casemiro y ver cómo su disparo lo desviaba Ramos al fondo de la portería de Casilla (m. 56.).

El descoloque del Madrid fue tal que Cristiano despejó un remate de Ramos a la salida de un córner. En pleno desbarajuste, un contragolpe abanderado por Kane, que se fue de Ramos con gran facilidad, terminó en un disparo de Eriksen con la izquierda convirtiéndose en el tercero de la noche (m. 65).

Zidane intentó sortear el bochorno sacando del campo al único jugador que había estado en el partido, Isco. Entró Borja Mayoral por el malagueño y Asensio por Benzema, pero el Madrid ya estaba tocado de muerte y apenas pudo sacar la cabeza con el tanto de Cristiano, que aprovechó un centro de Marcelo que nadie rechazó (m. 80). Ahí se cerró la noche negra del Madrid en Wembley, donde el equipo de Zidane no honró un escenario en donde se esperaba mucho más del campeón.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *