Viñales le planta cara a Márquez en Austin

El heptacampeón del mundo lideró el primer entrenamiento en EEUU, pero el joven de Yamaha respondió con un mejor crono en el segundo

Corre dando espectáculo, haciendo disfrutar a sus fans, por eso no le gustó la manera que escogió para ganar en Argentina. “Eso de escaparme no es mi estilo. Ese triunfo tiene poco de Márquez. Cero. Pero, bueno, si puedo ganar así siempre, estupendo”, comentó el campeonísimo catalán, que se mostró contento con el ritmo adquirido ya el primer día “aunque aún hay margen de mejora”.

Marc Márquez (Honda) ha llegado a Austin, Texas, EEUU, el circuito de Las Américas, y todos le dan por ganador. Él, para desmentirlo, ganó el primer entrenamiento del viernes y perdió, por 44 milésimas de segundo, el segundo ante Maverick Viñales (Yamaha), uno de los jóvenes que lleva años (sin suerte) amenazando el trono del heptacampeón del mundo.

“Los baches siguen ahí y es tremendamente duro cuadrar una vuelta perfecta, ya ni te cuento las 20 del domingo. Puede ocurrir de todo”, cuenta Márquez, al que, de momento, en este primer día americano le han salida tres rivales de postín, pues al mejor crono de ‘MVK’ (2.03.857 minutos, lejos aún del récord de Márquez del 2015, 2.02.135), se añadieron, cómo no, Valentino Rossi (Yamaha, tercero, a 0.146 segundos) y Jack Miller (Ducati, cuarto, a 0.148).

Pensando en el Mundial

Márquez, como ya ocurriera hace doce días en Termas (Argentina), se ha mostrado más regular que nadie a lo largo de estas dos primeras sesiones, aunque continúa saliendo al paso de esos que dicen que empieza a tener el octavo título en el bolsillo. El argumento de los apostadores es que se ha presentado en EEUU con 25 puntos más que el año pasado y el cetro del 2018 lo conquistó en Motegi (Japón), faltando, nada más y nada menos, que ¡tres fechas!

“Otra barbaridad la de esos que empiezan a cruzar apuesta para adivinar en qué gran premio me proclamaré campeón. Me parece una barbaridad. Hay motos tremendas en la parrilla, como esa Ducati enorme la Suzuki, que ya está para ganar carreras, y la Yamaha, que parecía desfallecer, y ahí está. De pilotos candidatos, ni hablemos, todos los oficiales pueden ganar carreras”, insiste el de Cervera (Lleida), que recuerda que “este es un deporte de riesgo y puede ocurrir cualquier cosa que acabe con tus planes. Por ejemplo, la cadena que se me salió el sábado en Termas, se sale el domingo y adiós triunfo. No, no, esto es muy largo”.

La pista está muy bacheada y los pilotos insisten en que es una lástima porque es preciosa y les encanta correr en Austin. “Dicen que han trabajado en hacer desaparecer los baches de la pista, pero hay muchos, muchos, y, a la velocidad que vamos, en un circuito largo (5.513 metros), con subidas y bajadas, 20 curvas y muchos cambios de dirección cualquier susto puede provocarte una caía. ¿Qué cómo se pueden evitar los baches?, no se pueden evitar, solo hay que tener prudencia con el puño del gas, si te pasas de retorcerlo en el momento inadecuado, puedes salir volando”, señala el pentacampeón de MotoGP más joven de la historia.

“Si, encima”, explica Maverick Viñales, que está pegadito a Márquez, “tienes la rodilla maltrecha de tu caída en Argentina, la cosa se complica”. La verdad es que Viñales estaba sumamente contento hoy, con razón, pues ha vuelto a hacer una excelente sesión en un circuito en el que Márquez es dueño del cronómetro. Eso sí, ha hecho tan buenos ensayos este año (y el pasado) sin reflejo en el domingo que ‘MVK’ prefiere ser cauto y, aún reconociendo, sentirse satisfecho de haber logrado el mejor tiempo (algo parecido hizo Andrea Iannone el pasado año, el viernes) “prefiero esperar a mañana para hablar de la carrera”.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *