Will Smith se sincera sobre la mala relación con su hijo mayor

El intérprete confiesa el motivo del distanciamiento con su primogénito

Will Smith y su mujer Jada Pinkett presumen de familia ejemplar junto a sus dos hijos en común, Jaden, de 22 años, actor y rapero y Willow, de 20, cantante y actriz; además de Trey Smith, el hijo mayor del actor, fruto de su anterior matrimonio con Sheree Zampino.

Sin embargo, en varias ocasiones el intérprete, de 51 años, ha hablado de los altibajos que han pasado en su relación como padre e hijo. «Las cosas no siempre han sido así entre Trey y yo. Hemos luchado durante años después de mi divorcio de su madre. Se sintió traicionado y abandonado. Es una bendición increíble recuperarse y restaurar esta preciosa relación con mi hermoso hijo», declaró hace un par de años.

Ahora, el también productor de cine y televisión, ha concedido una entrevista en la que ha hablado de lo que supuso para él convertirse en padre por primera vez a los 24 años. «Lo traje a casa, lo pusimos en la cuna y sentí como un terror absoluto. Pensé, soy totalmente responsable de esta vida. No podía dejar de ir a mirarlo y comprobar que estaba bien. Lloré mucho, de hecho ahora estoy llorando», confesó en el programa ‘Red Table Talk’, que conduce su actual esposa, Jada Pinkett Smith para ‘Facebook Watch’. «No puedo hacerlo. No soy el tipo. Simplemente sabía que no sabía nada», añadió visiblemente emocionado. «Me sorprendió lo frágil que es la crianza de los hijos. Pensé en las lecciones que me habían inculcado y pensé que no había forma de que lo hiciera, que no soy tan bueno», ha recordado.

A lo largo de la entrevista, Smith también ha comentado la tristeza que supuso para él divorciarse de su primera mujer en 1995. «El divorcio fue el fracaso más importante para mí. Me han lastimado mucho en mi vida adulta, pero no creo que nada me haya afectado tanto como divorciarme de la madre de mi hijo de dos años. Me separé y me encontré con que si un hombre no es un gran esposo, pierde sus derechos parentales», ha afirmado para añadir: «Soy mucho mejor padre que esposo. Pero en ese proceso, comienzas a luchar por tus derechos y el niño está en el medio», y por último, ha confesado el motivo del distanciamiento con su hijo mayor. «Creo que mi deseo de que mi hijo no viera peleas ni discusiones (con su madre) me hizo estar ausente como padre. Quería crear suficiente distancia», concluye.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *