El Heat paga caro sus errores en el arranque contra los Celtics

El Heat buscaba redimirse ante su público de la caída del viernes en el American Airlines Arena, pero le no bastaron los buenos deseos y se llevó su segunda derrota consecutiva.

También la segunda de la temporada ante los Celtics, a los que le bastó un primer cuarto espectacular para llevarse el triunfo 105-96 ante un quinteto de Miami (9-19) que una vez más se quedó corto tras una gran remontada.

Y es que el Heat, después de estar perdiendo por 22 puntos en el segundo cuarto, consiguió acercarse a tan solo cuatro con 1:48 minutos por jugar, pero solo anotó dos tiros libres más y permitió cinco puntos seguidos del dominicano Al Horford, quien así terminó con 17 cartones y las esperanzas de Miami.

Los 31 puntos y siete asistencias del armador Goran Dragic volvieron a ser estériles, después de que el quinteto de la Capital del Sol cometiese 23 pérdidas del balón.

“Necesitamos estar listos para el inicio del juego, hicimos una mala primera mitad y es muy duro tener que remontar, para ganar se necesita hacer un juego perfecto”, indico Dragic. “Hubo falta de comunicación y necesitamos mejorar esos aspectos para reducir las pérdidas”.

Tampoco sirvió de nada el doble-doble número 21 de Hassan Whiteside, con 23 puntos y 17 rebotes. Ningún otro integrante del Heat, excepto Dragic, consiguió 10 unidades o más. Una anémica ofensiva que echó por tierra todo el trabajo defensivo.

“Primero que todo tienes que darles el crédito a ellos. Forman un equipo muy bueno y supieron herirnos”, comentó el técnico del Heat Erik Spoelstra.

“Este fue uno de los juegos más ineficientes de este año por parte nuestra y nos golpearon las pérdidas de balón. “No fue la falta de energía la que nos golpeó, tuvimos algumnas rupturas defensivas al inicio, pero luego logramos asentarnos en la segunda mitad y competir duro, los juegos de la NBA son largos”.

En cambio, cuatro jugadores de Boston (15-12) se marcharon con doble dígitos, incluyendo a Horford, quien rozó el triple doble con siete rebotes y ocho asistencias. Isaiah Thomas, pese a salir expulsado en el cuarto parcial, terminó con 23 puntos y fue el mejor de los visitantes, seguido por Avery Bradley con 20 y Joe Crowder con 15.

Miami ganó la batalla de los rebotes 42-37 y anotó la misma cantidad de triples (9) y de tiros libres (14) que Boston.

Los Celtics aprovecharon bien la alineación pequeña del entrenador del Heat Erik Spoelstra para dominar la pintura 48-44 y las segundas oportunidades15-8. Esto, más las pérdidas de la pelota, provocó que Miami anotara menos a pesar de que tiró mejor.

“Respondimos bien a sus buenas corridas y tuvimos un gran primer cuarto”, dijo el coach de Boston Brad Stevens. “Pienso que nuestros muchachos hicieron un gran trabajo, sobre todo cerrando el juego”.

A la mitad del juego los Celtics tenían una cómoda ventaja de 58-41 gracias a los 13 puntos de Bradley y los 11 de Thomas, tras un gran comienzo del juego.

Y es que en el primer cuarto solo hubo un equipo en la cancha, los Celtics, quienes dispararon para un 65.2 ciento ante la débil defensa de Miami, que no supo qué hacer para detener el vendaval de Boston, en el que cuatro titulares rozaban los 10 puntos para ganar el parcial 37-19.

Tampoco Spoelstra, quien le dio facilidades a su rival con su acostumbrada “alineación pequeña” que le permitía varias corridas y que se le escapara el juego.

El Heat llegó al segundo con una vergonzosa desventaja de 18 puntos y lejos de reducirla permitió que se ampliara. Whiteside (15) y Dragic (11) parecían que eran los únicos jugadores de la NBA en el equipo de Miami y gracias a los dos no solo la brecha no fue mayor, sino que lograron reducirla, después de que el Heat se llevara el cuarto 22-21.

Miami arrancó bien el tercero llegando a ponerse a tan solo 11 puntos para, tras un estira y encoje, llegar así a la mitad del cuarto.

A falta de tres minutos el Heat se metió en el partido, al acercarse a nueve tras un triple de Dragic (21), pero las pérdidas de balón (19) le impidieron completar la remontada y Boston terminó arriba 77-71.

Solo seis puntos separaba a Miami de Boston al inicio del último parcial, pero una corrida de 5-0 volvió a abrir la brecha. Regresó Dragic que con dos triples volvió a meter al Heat en la pelea, pero le faltó compañía y Boston volvió a escaparse.

Pero tras la expulsión de Thomas, por un codazo intencional a Winslow, el Heat de nuevo se encendió y se puso a cinco con dos minutos por jugar. Eso fue todo. Boston se cerró en defensa, anotó dos canastas, no falló los tiros libres y de este modo se llevó un merecido triunfo de Miami.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.