Legado de Celia Cruz entra a la Biblioteca del Congreso de EE.UU.

El documental «Celia the Queen» sobre la vida y el legado de la cantante cubana Celia Cruz, quien llevó el ritmo salsero a todo el mundo, ingresó a la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.

Omer Pardillo, albacea del patrimonio de la «Reina de la Salsa» dio a conocer la información al postear en redes sociales un mensaje del cineasta cubano Joe Cardona, uno de los directores del filme junto con Mario De Varona, en el que agradece a todos los que participaron en la cinta.

«Amigos, me acaban de notificar que nuestra película Celia the Queen (estrenada en el Festival de Cine de Tribeca en Nueva York en 2008 y transmitida a nivel nacional por PBS) ahora está en la colección permanente de la Biblioteca del Congreso…» escribió Cardona al calificar el hecho como «un honor» y algo «surrealista».

«Celia: The Queen», muestra la diversidad de personas cuyas vidas tocó Celia Cruz, desde las grandes estrellas de la música, la literatura y el cine como Andy García, Gloria Estefan, Quincy Jones y Wyclef Jean, hasta fanáticos de todo el mundo.

Celia Cruz irrumpió en la escena musical cubana como líder de «La Sonora Matancera», y pronto se convirtió en la más adorada de Cuba. Su grito característico «Azúcar» se hizo conocido en toda América Latina.

Cuando salió de Cuba en 1960 y tras su paso por México, llegó a los Estados Unidos, comenzó una segunda carrera aún más exitosa impulsada por asociaciones con grandes de la salsa como Johnny Pacheco, Tito Puente y Willie Colón.

Irónicamente, mientras se hacía conocida como la voz de Cuba en todo el mundo, su música, una vez amada, fue prohibida en Cuba. Hasta el momento en que Celia murió en 2003, todavía actuaba extensamente en todo el mundo.

La mítica cantante falleció víctima de un cáncer cuando tenía 78 años de edad. Los funerales en Miami y Nueva York de la intérprete de temas como «El Yerberito» y «La Vida es un Carnaval» atrajeron miles de seguidores, pocas veces vistos en Estados Unidos para una figura latina.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.