Los Dolphins, un sólido equipo con calibre de playoffs

Si algo han demostrado los Dolphins (9-6) en esta temporada es que sus jugadores pelean hasta el final y sus victorias siempre albergan una alta cuota de sudor y entrega en el emparrillado.

Por eso la posibilidad de alcanzar este domingo el deseado boleto a los playoffs con un revés de los Broncos (8-6) en su desafío ante los Chiefs (10-4) será bien recibido, pero no habrá desilusión si el equipo de Denver logra alzarse con el triunfo.

La franquicia de Miami sabe que el camino a la postemporada tiene señalizado el sacrificio de todos sus atletas que supieron imponerse en nueve de los últimos 10 encuentros y ganaron partidos que prácticamente iban a engrosar el casillero de los derrotas.

El ejemplo más reciente lo mostraron el sábado cuando vinieron de atrás y superaron 34-31 a los Buffalo Bills en tiempo extra para demostrar que el club tiene los ingredientes necesarios para sazonar cualquier partido de postemporada’’.

“Oh, seguro’’, expresó el el capitán de los Dolphins Michael Thomas a ESPN.com sobre el calibre de Miami para estar en los playoffs.

“Me encanta lo implacable que es nuestro equipo, todos se recuperan y siempre están peleando’’.

Por ahora no hay un reporte serio de cuántos jugadores verán el desafío entre los Broncos y el conjunto de Kansas City, pero si existe la certeza en los jugadores de que independientemente del marcador final el enfoque será el mismo que ha establecido el coach Adam Gase desde el principio: “vamos a ir 1-0 esta semana’’.

“Honestamente, no estoy prestando mucha atención a ese juego’’, expresó el kicker Andrew Franks, quien logró ante los Bills un gol de campo de 55 yardas que envió el encuentro a tiempo extra y otro de 27 yardas que aseguró el triunfo.

“Nosotros solo estamos tratando de ganar un partido a la vez’’.

Huérfanos de playoffs desde el 2008, los Dolphins tienen claro que si Denver gana el domingo ante los Chiefs su pasaje a esa instancia recae sobre sus propios hombros y para ello necesitan salir airosos en su último juego de la campaña ante los Patriots de New England (13-2), el primer día del Año Nuevo.

El equipo que comanda Tom Brady consiguió su octavo título consecutivo de división, récord en la NFL, y descansará en la primera ronda.

Contra Miami buscará una victoria que le asegure además la ventaja de jugar en casa en los encuentros de su conferencia en la postemporada.

Pero los Dolphins, que alcanzaron la decena de triunfos por primera vez en ocho años, no es el mismo club que arrancó la contienda con 1-4 y hoy se respira en el vestuario otro tipo de oxígeno.

“Este ahora es un verdadero equipo’’, comentó el quarterback Matt Moore, quien lleva dos partidos como titular ante la lesión de Ryan Tannehill.

“Creo que todos mis compañeros estarán de acuerdo conmigo’’.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.