Salón del automóvil de Barcelona 2017

Si tuviera que resumir en una frase el salón del automóvil de Barcelona 2017 sería con algo como “más calidad pero menos cantidad”.

Por Juan Antonio García

Y es que este año hemos podido disfrutar de una bonita variedad de coches pero en un espacio mucho más reducido que en certámenes anteriores.

Nostalgia modo ON

Echando la vista atrás, aún recuerdo la imagen imponente que transmitía la Fira. Los salones del automóvil de antaño recordaban a los edificios de una gran civilización. Desde Plaça Espanya se alzaba majestuosa la Fira hasta que se perdía la vista en el MNAC. No podías dejar de visitar incluso el más pequeño rincón o corrías el riesgo a perderte alguna atracción para el público, ya fueran pruebas de competición, zonas de 4×4, exposiciones de coches clásicos…

Resignación

Este año fué todo mucho más reducido. Cruzando la puerta de entrada y colocados en la Avda. Reina Maria Cristina, surgian dos opciones, visitar el pabellon de la derecha y/o el de la izquierda. Al terminar la visita de ambos, se continuaba subiendo con ilusión hasta ver la Font Magica a través de unas vallas en la Avda. Rius y Taulet, síntoma de que hasta allí llegaba el limite del salón del automóvil de este año. La gente, con mirada resignada, no le quedaba otra que volver a los pabellones principales para comprobar si les queda algo por ver.

Al mal tiempo buena cara

Pasado el bache sentimentalista de años pasados, lo mejor es disfrutar de lo que se tiene y hay que reconocer que esta limitación en pabellones también se traduce en un salón más acogedor y agradable. Con una mayor posibilidad de asistir a todos los eventos y por lo tanto menor posibilidad de perderse algo.

La nostalgia que se respiraba al ver tan poco espacio en la Fira de este año, se vio recompensada por el impresionante diseño que mostraban los automoviles presentados. A pesar de la ausencia de alguna marca importante, han sido muchas las que han asistido y siendo justos, el diseño de los nuevos modelos junto a las nuevas tecnologias, augura un prometedor futuro, ya que son cada vez más atractivos. Como era de esperar, los vehiculos eléctricos van tomando protagonismo en cada certamen.

Los asistentes pudieron disfrutar de algunas diversiones extra, un circuito para todoterrenos con obstaculos y rampas, simuladores de conducción y como no, vehiculos de prueba, incluyendo super deportivos por un precio más que asequible.

Todo esto ha hecho una vez más que la afluencia de público sea un éxito y es que los fieles seguidores del automovil son como los viejos rockeros, nunca mueren.

FOTOS: Juan Antonio García

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.