Amara ‘La Negra’ habla de su pasado: “Yo limpiaba casas con mi mamá”

Amara ‘La Negra’ sostuvo una charla donde habló de diversos aspectos de su vida y comentó lo duró que le fue llegar hasta donde se encuentra en este momento de su vida. Además, desea poder encontrar un buen compañero que la acompañe sentimentalmente

Diana Danelys De Los Santos, mejor conocida en el mundo del entretenimiento como Amara ‘La Negra’, recientemente sostuvo un encuentro con Alejandro Chabán y le habló de su pasado: “Yo estuve sin hogar. Estuve en una relación con alguien que amaba muchísimo. Él era mi representante en ese momento. Mi mamá perdió su casa y terminó viviendo con nosotros y un día le faltó el respeto a mi mamá”.

“Esta vez no se lo aguanté más porque le puso los dedos en la cara y le habló malísimo, y mi mamá que es muy orgullosa, cogió sus cositas, las puso en una funda de basura y se las llevó y se fue. Ella terminó durmiendo en los banquitos en frente de Walmar. Termino durmiendo en mi carro. Yo dormí en mi carro por tres meses”, añadió en el pódcast que tiene el venezolano.

Además, se vio en una situación económica bastante grave: “Nunca administré mi dinero”. Sin embargo, le dio las gracias a Enrique Santos por haberla incluido en su programa ‘El Palenque’. A su vez, se encuentra atravesando una de las mejores etapas porque ahora tiene propiedades: “Tengo un imperio de bienes raíces. Gloria a Dios”.

Sobre su situación laboral, la cantante y actriz comentó que: “Mi mamá y yo vendíamos flores en la calle. Yo limpiaba casas con mi mamá y no le tengo miedo al trabajo. Al no tener documentos la humillaban muchísimo, la hacían trabajar y no le pagaban”.

Además, mencionó que el color de piel influyó más de lo que se creía: “La vida de un negro se vive diferente en este mundo. Recuerdo cuantas humillaciones le hacían a mi mamá, no solamente por su color, que le decían de ‘mona’ para allá. Yo voy a trabajar tan duro para que nadie nunca te vuelve a humillar”.

La presentadora de televisión no quiso finalizar la entrevista sin antes decir que desea a un compañero de vida: “Uno puede intimidar, pero soy un amor de persona. Tengo casi dos años practicando el celibato. No es que no tenga con quien, tengo muchas personas que me harían el favor. Estoy esperando que llegue mi Príncipe Azul“.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *