Avance rápido del Perseverance hacia un punto de Marte con posibles trazas de vida

El rover robótico Perseverance de la NASA está intentando cubrir más distancia en un solo mes que la cubierta en ese plazo por cualquier rover anterior, y lo está haciendo utilizando inteligencia artificial.

En el camino que tiene por delante, hay pozos de arena, cráteres y campos de rocas afiladas que el rover tendrá que sortear por sí mismo. Al final del viaje de 5 kilómetros, que comenzó el 14 de marzo de 2022, Perseverance llegará a un antiguo delta fluvial dentro del cráter Jezero, donde existió un lago hace muchos millones de años.

Este delta es uno de los mejores lugares de Marte para que el rover busque señales de vida microscópica pretérita. Utilizando un taladro en el extremo de su brazo robótico y un complejo sistema de recogida de muestras en su panza, el Perseverance está recogiendo núcleos de roca (porciones internas de roca, que no estaban expuestas al exterior) para que en otra misión dichas muestras sean transportadas a la Tierra donde serán analizadas minuciosamente en algunos de los mejores laboratorios del mundo.

El delta es ahora un objetivo de máxima prioridad, por lo que se desea que el robot llegue allí lo antes posible.

Para llegar al delta, el robot deberá avanzar cuesta arriba por un terreno hasta llegar al sitio de interés, a unos 40 metros de altura.

El Perseverance decidirá por su cuenta el mejor modo de esquivar los obstáculos con los que se vaya encontrando. A tal fin, se servirá de su sistema AutoNav, que ya ha establecido impresionantes récords. Aunque todos los robots de la NASA en Marte han tenido habilidades de autoconducción, la capacidad del Perseverance es la más avanzada hasta ahora.

Los procesos de autoconducción que tardaban minutos en un rover como el Opportunity se llevan a cabo en menos de un segundo en el Perseverance. Así lo destaca el veterano planificador de rovers y desarrollador de software de vuelo Mark Maimone, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA. Como la conducción autónoma es ahora más rápida, el robot puede cubrir más terreno por sí solo que si dependiera de la labor de programadores humanos planificando cada trayecto.

AutoNav refleja la notable evolución que han experimentado las herramientas de conducción autónoma desarrolladas anteriormente para otros rovers de la NASA. La gran diferencia del AutoNav del Perseverance respecto los sistemas previos de conducción autónoma es que le permite al robot pensar mientras conduce, lo que le posibilita captar y procesar imágenes mientras se mueve. Acto seguido, los resultados del análisis de las imágenes ayudan al rover a circular por el trecho que tiene ante sí, al brindarle las respuesta que necesita para preguntas como “¿Está esa roca demasiado cerca?” “¿Podrá la panza pasar por encima de esa roca que sobresale del terreno? ¿Cómo actuar si las ruedas resbalan en ese punto del terreno?»

El moderno hardware del Perseverance le permite pensar mientras conduce, a diferencia de otros robots que típicamente necesitaban detenerse cuando necesitaban pensar mucho. Gracias a sus cámaras más rápidas que las de los robots previos, el Perseverance puede captar imágenes lo bastante deprisa como para procesar cada nuevo tramo de su ruta en tiempo real. De hecho, a diferencia de sus predecesores, el Perseverance cuenta con un ordenador adicional dedicado por completo al procesamiento de imágenes.

Otra gran diferencia es el sentido del espacio del Perseverance. El programa de navegación autónoma del Curiosity mantiene al rover en una “burbuja de seguridad” de 5 metros. Si el Curiosity detecta ante sí dos rocas por encima de las cuales no puede pasar pero entre las que hay una separación de 4,5 metros, podría pasar entre ellas. Sin embargo, se detendrá a esperar instrucciones o bien dará un gran rodeo alrededor de ambas.

En cambio, la burbuja del Perseverance es mucho más pequeña. Consiste en una caja virtual centrada en cada una de las seis ruedas del rover. De este modo, la percepción que del espacio tiene el Perseverance se asemeja más a la del ser humano.

Mientras que las misiones previas con rover robótico han venido teniendo un ritmo más lento de exploración a lo largo de su trayectoria, el sistema AutoNav proporciona al Perseverance y a su equipo científico de la Tierra la capacidad de ir a toda velocidad hacia los lugares más prioritarios. Este permite centrar mucho más la misión en su objetivo principal: extraer muestras de puntos del terreno que tengan las mayores probabilidades de albergar vestigios de vida marciana.

(Fuente: NCYT de Amazings)

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.