Comer una taza de fresa al día puede reducir el riesgo de demencia

Los participantes de una investigación que consumieron polvo de fresa experimentaron mejoras significativas en las pruebas de aprendizaje de listas de palabras, demostrando que esta fruta puede disminuir el riesgo de enfermedades degenerativas como la demencia

En una noticia que deleitará a los amantes de las fresas, un equipo de investigadores de la Universidad de Cincinnati ha revelado un hallazgo revolucionario: comer ocho fresas al día puede ayudar a prevenir la depresión y la demencia.

Los resultados de su estudio, publicados el mes pasado en la prestigiosa revista Nutrients, ofrecen esperanzas para la prevención de enfermedades mentales en adultos de mediana edad con sobrepeso.

La investigación, liderada por el profesor Robert Krikorian del Centro Académico de Salud de la Universidad de Cincinnati, se basó en el análisis de datos médicos de 30 pacientes con sobrepeso.

Estos pacientes, que se quejaban de un deterioro cognitivo leve, fueron divididos en dos grupos. Uno de ellos, compuesto por pacientes de entre 50 y 65 años, recibió un polvo equivalente a una taza de fresas enteras (la porción estándar), mientras que la otra mitad tomó un placebo.

Durante las 12 semanas de estudio los investigadores observaron de cerca a ambos grupos, rastreando su memoria a largo plazo, estado de ánimo y salud metabólica. Aquellos que consumieron el polvo de fresa experimentaron mejoras significativas en las pruebas de aprendizaje de listas de palabras y una reducción notable en los síntomas depresivos.

La prevención de la demencia

Según el New York Post, el grupo controlado estaba compuesto por cinco hombres y 25 mujeres. Este descubrimiento podría tener implicaciones significativas en la prevención de la demencia, una enfermedad que actualmente no tiene cura conocida y afecta a una de cada 11 personas mayores de 65 años en el Reino Unido.

“La demencia es un término general que incluye muchas enfermedades diferentes, todas sin remedio. No está claro cuándo o si habrá una terapia eficaz disponible; la prevención y mitigación a través de opciones dietéticas y de estilo de vida es actualmente el mejor enfoque que tenemos”, comentó el profesor Robert Krikorian al Sydney Morning Herald.

Las fresas, conocidas por ser una deliciosa fruta de verano, resultan ser una fuente sorprendente de beneficios para la salud mental. Healthline destaca que las fresas son una excelente fuente de vitamina C y manganeso, y también contienen cantidades decentes de folato (vitamina B9) y potasio.

Este descubrimiento ofrece una perspectiva prometedora para abordar problemas de salud mental a través de cambios simples en la dieta. La posibilidad de utilizar alimentos naturales como herramientas preventivas contra la demencia abre un nuevo campo de investigación y destaca la importancia de la alimentación en la salud mental.

La fresa es un tesoro nutricional

Además de su delicioso sabor, las fresas albergan un tesoro nutricional que va más allá de lo que podríamos imaginar. Estas pequeñas frutas rojas son conocidas por ser ricas en vitamina C, un poderoso antioxidante que no solo fortalece el sistema inmunológico, sino que también contribuye a la producción de colágeno para mantener la piel saludable y radiante.

Las fresas también son una excelente fuente de manganeso, un mineral esencial para el desarrollo óseo y la salud del metabolismo. Además, contienen folato (vitamina B9), crucial para la formación de glóbulos rojos y el desarrollo fetal durante el embarazo.

En cuanto a su contenido de potasio, las fresas destacan como una opción saludable para mantener el equilibrio de líquidos y la salud cardiovascular. Su bajo contenido calórico y alto contenido de fibra las convierten en aliadas ideales para aquellos que buscan mantener un peso saludable y mejorar la digestión.

No solo son versátiles en la cocina, desde batidos hasta ensaladas, sino que también ofrecen beneficios para la salud que van más allá de la prevención de la depresión y la demencia. Incorporar estas pequeñas joyas rojas en la dieta diaria puede ser un paso sabroso hacia una vida más saludable y equilibrada.

Por Ambar Román

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *