Detectan por vez primera el choque de dos cúmulos de estrellas en la Vía Láctea

Un equipo internacional de investigación ha descubierto y descrito la colisión en curso entre dos cúmulos estelares ubicados a 1.100 años-luz de la Tierra.

Se trata de la primera vez que se detecta un fenómeno de esta naturaleza. El hallazgo aporta datos clave que abren nuevos campos observacionales y líneas de investigación en astrofísica.

“Los cúmulos estelares son concentraciones de decenas a millones de estrellas que comparten un mismo origen en tiempo y espacio. Su colisión implica que la distancia entre sus centros es menor que la suma de sus radios, es decir, se están fusionando parcialmente. Por ser la primera vez que se detecta un hecho así, no sabemos prácticamente nada de lo que sucederá en adelante. Podría resultar un nuevo cúmulo como consecuencia de la fusión, o que desaparezcan ambos por la violencia del fenómeno”, explica Andrés Piatti, investigador independiente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de Argentina, director del Grupo de Astronomía y Astrofísica (GAAS) del Instituto Interdisciplinario de Ciencias Básicas (ICB, CONICET-UNCUYO) y líder del estudio.

En la Vía Láctea hay cerca de 1.800 cúmulos identificados y estudiados en detalle. Se conocen las edades, las distancias y las dimensiones de todos ellos. Con esa información combinada, y después de realizar complejos cálculos, el científico argentino detectó que dos cúmulos estaban parcialmente superpuestos (o fusionados).

“La idea me surgió este año, la desarrollé y cuando encontré este resultado busqué en la comunidad internacional algún astrofísico que pudiera calcular las órbitas hacia el pasado de ambos cúmulos. Efectivamente, sus órbitas confirman que los dos cúmulos son muy distintos. Uno se formó hace 617 millones de años y el otro hace 53 millones de años, en dos lugares de la galaxia completamente diferentes. Cuando se formó el más joven, estaban separados por unos mil quinientos años-luz”, detalla el científico.

Esta colisión brinda una oportunidad única para explorar nuevos aspectos sobre la formación y evolución de los cúmulos estelares. “Este descubrimiento le aporta a la astrofísica moderna un nuevo escenario observacional, un nuevo campo de investigación, para comprender qué sucede cuando dos o más cúmulos colisionan. No hay modelos ni predicciones previas, porque los astrónomos no habíamos observado un evento similar antes. No sabemos prácticamente nada acerca de cómo estos objetos pueden evolucionar, ni siquiera si tendremos la posibilidad de observar alguna otra colisión entre otros cúmulos. Es un evento muy singular”, concluye el investigador.

El estudio se titula “First evidence of a collision between two star clusters in the Milky Way”. Y se ha publicado en la revista académica Monthly Noticies of the Royal Astronomical Society Letters.

(Fuente: Leonardo Fernández / CONICET. CC BY 2.5 AR)

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.