España vence a Argentina (6-1)

‘La Roja’ humilla a la albiceleste con goles de Isco (3), Diego Costa, Aspas y Thiago

Sin Leo Messi no tuvo nada que ver con lo que se había preparado en el Wanda Metropolitano. El presunto duelo de aspirantes a ganar el Mundial se quedó en un repaso humillante de ‘La Roja’ a Argentina, con exhibición a lo grande de Isco, autor de tres goles, y una sonrojante despedida del equipo sudamericano, que no supo encajar un castigo tan duro.

Sin Messi no tuvo nada que ver, efectivamente, y Jorge Sampaoli vio como su trabajo de acondicionamiento sufrió un gravísismo retroceso que probablemente ni la estrella del Barça pueda remediar. Todo lo contrario que Julen Lopetegui, que cada partido que pasa ve reforzado su proyecto con vistas a una cita mundialista que promete mucho.

No arriesgó finalmente ‘La Pulga’ y su seleccionador no pudo cumplir con la idea que adelantó, la de discutir la posesión de la pelota a la selección española, en la que Lopetegui no cambió más que lo imprescindible respecto al equipo que sacó ante Alemania hace cuatro días. Asensio por Silva y la oportunidad cantada para Diego Costa, que en su estadio puso todo de su parte para subrayar que el técnico vasco no se equivoca en contar con él para el asalto al Mundial.

Pifia de Higuaín

No es muy amigo el técnico vasco de probar cosas en exceso cuando tiene meridianamente claro el 90 % de los que arrancarán como titulares en Rusia en verano. Lo demostró durante la fase de clasificación y no iba a hacer otra cosa cuando está en la recta final de la puesta a punto del diseño renovado con que ‘La Roja’ se ha ganado el derecho a ser considerada como una de las grandes aspirantes.

Le falta precisamente decidir el punta y el acompañante de Busquets. Con el mediocentro azulgrana en casa, dio continuidad a la pareja formada por Thiago y Koke, que esta vez tuvieron más dificultades para conseguir que no se echara demasiado de menos a Busi. Quedó claro en la primera gran ocasión del partido, una jugada iniciada con comodidad por Banega en el centro, con apertura a Meza y remate pifiado por Higuaín después de haber comido la tostada a Ramos.

Todo lo demás lo tiene clarísimo el seleccionador español, con la ascendencia de Iniesta en el grupo a la cabeza. La clarividencia del azulgrana volvió a quedar patente en su anticipación en la zona de tres cuartos para robar el balón que acabó en el tanto de Costa. Prolongó hacia Asensio, quien asistió sutilmente al delantero del Atlético, que entró con todo para marcar por encima de Romero (m. 12).

Confianza ciega

El sufrimiento de Thiago para hacer de Busquets resultó evidente en una jugada por el centro entre Lo Celso y Meza que no acabó en el empate porque Ramos llegó a tiempo de evitar el remate final del jugador de Independiente. Fue dos minutos antes de que España aprovechara otro error en la salida de Argentina para golpear de nuevo. Lo precipitó Caballero, recién incorporado en lugar del lesionado Romero, y marcó Isco asistido por Asensio después de que Costa se pasara de frenada (m. 27).

Encarrilaba así el malagueño otra noche triunfal con la camiseta de ‘La Roja’ para agradecer así la confianza ciega que le tiene Lopetegui, a quien le da exactamente que tenga pocos o ningún minuto en el Madrid. Su peso en la selección aumenta de forma exponencial desde la posición de falso extremo con libertad para intercambiar su posición. Empezó por la derecha, apareció por la izquierda y llegó por el centro para convertirse en el martillo pilón que aplastó a Argentina.

Piqué, aclamado

Fue después de que Otamendi acortara distancias antes del descanso en un córner mal defendido y con De Gea nada atento (m. 39). A la vuelta del intermedio, la línea adelantada que trazó la defensa argentina quedó hecha trizas en cuanto Iniesta vio el desmarque de Aspas, sustituto de Costa.

El delantero del Celta entró entre los centrales, superó a Caballero, se desquilibró, pero se recuperó para pisar la pelota y ponérsela a Isco, que llegó para remachar raso con la derecha (m. 53). La zaga sudamericana perdió definitivamente el norte y permitió que Thiago marcara a pase de Isco en una contra que había sido lanzada por el propio centrocampista del Bayern (m. 55).

Tras un remate al palo de Otamendi a balón parado llegó el turno de Aspas, que aprovechó un saque de De Gea para retratar de nuevo a los centrales rivales y a Caballero (m. 74). Pique se marchó más aclamado que silbado y el festival lo cerró Isco a pase del atacante céltico (m. 75) y el equipo argentino respondió a la humillación histórica de mala manera, haciendo méritos para unas cuantas rojas que el colegiado inglés rebajó a amarillas.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.