La Academia del Cine entregó sus Oscars honoríficos en una ceremonia reducida

Danny Glover, Samuel L. Jackson, Liv Ullmann y Elaine May recibieron los Oscars honoríficos en unos Governors Awards más austeros de lo habitual

Los Premios Oscar son uno de los pocos eventos que no dejaron de celebrarse los dos años anteriores pese a la pandemia. Pero otras celebraciones de la Academia del Cine, como los Governors Awards, sí han tenido que ajustarse a los nuevos tiempos.

La gala que habitualmente suponía el pistoletazo de salida para la temporada de premios se celebraba antes en octubre o noviembre. Además de honrar la carrera de cuatro históricos del cine, los Governors Awards servían para que los estudios presentaran a sus candidatos a obtener nominaciones. El cocktail y posterior cena en el Ray Dolby Ballroom de Hollywood se convertía en una reunión de celebridades ilusionadas con el sueño de una estatuilla pocos meses después.

Pero el covid obligó este año a buscar una fecha no habitual para la ceremonia. En un primer momento se iban celebrar en enero, pero Ómicron frustró los planes y finalmente se eligió este viernes 25 de marzo previo a los Oscars para homenajear a Danny Glover, Samuel L. Jackson, Liv Ullmann y Elaine May.

Sin necesidad de promocionarse para buscar una nominación o votos para el Oscar (las votaciones se cerraron hace días) y con la amenaza del virus aún latente, la industria del cine celebró esta noche sus Governors Awards más íntimos y austeros de los últimos años.

“Es el evento más íntimo, que no se televisa, que todos amamos, quizá el más cercano a nuestros corazones”, aseguró David Rubin, presidente de la Academia del Cine, quien añadió que este año la reunión de gobernadores para elegir a los premiados fue mucho más rápida de lo normal, ya que los homenajeados eran incontestables.

El escenario fue el mismo de otras ocasiones, el Ray Dolby Ballroom donde también se celebra la fiesta oficial después de la ceremonia de los Oscars , pero sólo se utilizó la mitad del espacio disponible. Y el número de famosos fue mucho menor al habitual.

De los primeros en llegar fue Earvin “Magic” Johnson con su esposa Cookie, qué rápidamente acaparó la atención por su altura y su personalidad. La ex estrella de la NBA es buen amigo de Samuel L. Jackson y quiso estar para celebrar con el actor su Oscar honorífico. Al igual que Quentin Tarantino, quien dirigió a Jackson en varias películas, incluida la icónica “Pulp Fiction”. En el video con el que se repasó la carrera del actor aparecieron varias escenas del film.

Antes, tras un rápido cocktail, los alrededor de 250 invitados se situaron en mesas redondas para compartir en una escueta cena. Servido el postre, Bill Murray, encargado de presentar el primer premio de la noche a la mítica directora, actriz y guionista Elaine May, no desaprovechó la ocasión para hacer un chiste.

“Seré breve, porque sé que la mayoría tienen reservaciones para cenar en otro lugar esta noche”, bromeó el actor.

May recibió su premio honorífico como pionera de la comedia femenina y transgresora. “Nos iluminó a todos”, leía el folleto con el programa de la noche que esperaba a cada comensal en la mesa.

La actriz de 89 años siguió con las bromas comentando que esperaba que la presentara Volodymyr Zelenskyy, el presidente de Ucrania, pero al final “sólo” había ido Bill Murray.

Murray y May. / Foto: Rafael Cores, Impremedia.

A continuación fue Denzel Washington el encargado de presentar el Óscar honorífico a Samuel L. Jackson: “$27 mil millones en el box office, más que ningún otro actor en la historia”, dijo Washington sobre la suma recaudada por las películas en las que actuó Jackson durante su carrera, antes de leer una larga lista de organizaciones a las que el actor de 73 años apoya económicamente.

Después John Lithgow presentó el premio para Liv Ullmann, actriz noruega de 83 años quien actuó en 10 películas del director sueco Ingmar Bergman.

“Muchos dicen que la carrera de Liv Ullmann no sería lo mismo sin Bergman”, comentó Lithgow. “Pero yo digo que la carrera de Bergman no sería lo mismo sin Liv Ullmann”.

La actriz recordó sus inicios en el teatro en Nueva York, donde una vez persiguió a Greta Garbo por la calle, quien huyó al ver que se acercaba a ella y no la pudo alcanzar. También comentó cómo el histórico compositor Richard Rodgers escribió un musical para ella. “¡Y yo no canto ni bailo! ¡Me escribió 7 canciones en Broadway!», rememoró entre risas del público, al que luego emocionaría con el relato de sus viajes de apoyo a refugiados por todo el mundo.

Samuel L. Jackson, Liv Ullmann y Danny Glover. / Foto: Angela Weiss, AFP via Getty Images.

El último premio de la noche, el Premio Humanitario Jean Hersholt, recayó en Danny Glover, actor de 75 años con títulos tan populares como “Lethal Weapon” o “The Color Purple”, pero que también ha destacado como activista.

La actriz Alfre Woodard, que trabajó con Glover en “Mandela”, le presentó diciendo que el “siempre aparece” e hizo un resumen de su activismo por los derechos civiles de los afroamericanos en Estados Unidos y también en Sudáfrica durante la época del apartheid.

“Nelson Mandela lo veía como un compañero de fatigas”, aseguró Woodard.

Glover cerró la noche agradeciendo a la Academia y contando cómo la inspiración de su vida fue su madre, quien en Louisville, Georgia, fue la primera persona de la comunidad y de la familia que se graduó de la universidad.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.