El Barça ofrece 170 millones de euros por Neymar al Paris SG

El club azulgrana desearía pagar en dos plazos para conseguir el retorno de la estrella brasileña

Quedan seis días de mercado, que se cierra el 2 de septiembre, y el culebrón Neymar tiene visos de continuar en un final muy abierto. Ya no importa tanto cuándo termina sino cómo termina. El segundo intento oficial del Barça acabó como el primero: sin éxito. El PSG no acepta la oferta azulgrana de 170 millones a pagar en dos plazos, sin incluir jugadores, y el brasileño sigue sin abrir la boca, como le pide el Barça para dar un empujón definitivo a la negociación.

El tiempo se acaba, pero aún hay margen para el acuerdo pese a las urgencias. «Estamos más cerca», reconoció Javier Bordas, el directivo del Barça que negocia el fichaje, al volver de París. El próximo lunes será ya irreversible. Pero hasta entonces, el PSG aspira a recuperar gran parte de la inversión que realizó hace solo dos años (222 millones), Neymar sueña con salir de esa cárcel que ha imaginado que es París y el Barça cuenta los euros para no quedar hipotecado de una manera inasumible.

Òscar Grau, el hombre de los números

Esa es la mayor preocupación azulgrana que desplazó a la segunda reunión negociadora de París a Òscar Grau, el director general. Acompañó a Eric Abidal, el secretario técnico, y a Bordas, y con ellos viajó también André Cury, comisionado del Barça en el fútbol brasileño y en la familia Neymar en particular. El no del PSG ya no es tan tajante al asumir que no podrá recuperar al futbolista, que ayer difundía su cameo en la serie La casa de papel.

El Barça, por su parte, ha flexibilizado su oferta, la segunda formal que ha presentado. En julio ya hizo saber que pretendía refichar a Neymar en vistas del ardiente deseo del brasileño de volver, y el plácet de sus excompañeros del Camp Nou, pero no se sentó a la mesa con papel y bolígrafo hasta el 12 de agosto. La delegación azulgrana regresó con tachones y garabatos.

Jugadores de intercambio

El PSG no quería jugadores de intercambio (Coutinho, Semedo, Rakitic, Dembélé…) y sigue sin quererlos para abaratar la operación. El no es menos categórico. Tampoco aceptaba una cesión de uno o dos años sin obligación de compra. El Barça ha claudicado, asumiendo que deberá soltar billetes uno detrás de otro. De ahí la presencia de Grau, máximo responsable de las finanzas.

Hasta 170 millones ha ofrecido el Barça, según informaba el diario francés Le Parisien, 52 menos de los que cobró hace dos años. «No hay acuerdo, pero estamos más cerca», dijo Bordas, transmitiendo un halo de esperanza. La oposición del PSG persiste, sin la rotundidad de fechas precedentes. Tal vez por tener la seguridad de un segundo comprador, menos apurado, que anda agazapado, y con el que nunca ha tenido un roce.

El Real Madrid está al acecho, pendiente de anotarse un tanto que le restituya frente al Barça, primero en los despachos -en el 2013 le arrebató a Neymar en la última apuesta- y luego en el campo: el Barça le ha levantado 8 de las últimas 11 Ligas.

El reencuentro de los tres protagonistas para deshacer el entuerto del 2017 los ha dejado malparados a todos, con la reputación por los suelos, pase lo que pase.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.