Justin Bour aunque no vaya al Juego de las Estrellas, batea como un lucero de altísimo poder

Cada día Marcell Ozuna pasa al lado de Justin Bour y le pregunta si piensa conectar un cuadrangular.

Por Jorge Ebro

El primera base solo atina a mirarlo de reojo y responderle: «voy a estar por delante de ti, así que prepárate». Con una sonrisa escondida tras su mirada firme, Giancarlo Stanton los contempla a los dos con cierto descreimiento, como queriendo decir: ¿Quiénes se creen que son?

Por el momento no llevan nombre alguno, pero los tres hombres fuertes de Miami son grandes responsables del renacimiento de un club que comenzó mayo en plena desolación y termina el mes con cierto rayo de esperanza y la idea de que no todo está perdido.

«Siempre nos estamos diciendo cosas, bromeando de una manera sana», explicó Bour, quien pegó un par de jonrones el miércoles para llegar a 15 en la temporada e impulsó tres carreras en el triunfo 10-2 sobre los Filis de Filadelfia. «Siempre supe que esta alineación podía hacer daño. Solo era cuestión de tiempo».

Al igual que Bour, Ozuna también sacó una pelota del parque para llegar a 14, la misma cantidad de Stanton, quien se quedó en el banco como medida de precaución tras sentir un calambre en el tendón de la corva izquierda.

¿No Stanton? ¿No J.T. Realmuto por descanso? Cero problema, porque Ozuna y, especialmente Bour con 11 palos de vuelta entera en mayo, se encargaron de potenciar una ofensiva de 14 imparables que aseguró la barrida ante los Filis y la cuarta victoria consecutiva de los locales.

«Cuando se está ganando, se juega con más y mejor energía», afirmó el manager Don Mattingly. «Siempre dijimos que si manteníamos la cabeza en alto y veníamos preparados mental y físicamente, las cosas iban a cambiar. No estamos fuera de peligro. Eso es lo que indica nuestro record. Pero se nota el cambio».

La explosión ofensiva sirvió de zona de seguridad para Dan Straily, quien se ha convertido en el abridor más consistente del club al ganar su tercera salida en fila y sumar su segundo juego con 10 ponches en la temporada.

«No creo que hemos cambiado mucho, porque en el béisbol lo más importante es la constancia, hacer el trabajo todos los días», explicó Straily. «Quedan más de 100 juegos en la temporada. Todavía no hemos alcanzado nuestro potencial y debemos recuperar jugadores en las próximas semanas. Creo que lo peor ha quedado atrás».

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.