La magnífica historia del Roscón de Reyes

La exquisita e irresistible Roscón de Reyes, es una tradición de origen Europeo llena de significado. La rosca simboliza un pasaje bíblico conocido como Epifanía, en el que los Reyes Magos se encontraron con el niño dios. Según las creencias su forma ovalada representa al infinito amor que se profesa a Dios

Disfrutar de una esponjosa rebanada del Roscón de Reyes no solo es un dulce gusto que tenemos la oportunidad de disfrutar una vez al año, es la celebración con la que se dan por finalizadas las festividades navideñas y en la cual las familias se reúnen el 6 de enero para partir el roscón. Sin embargo este pan con masa suave, esponjosa y dulce, en realidad esconde antiguas leyendas que se relacionan con principalmente con Roma y Francia. Por lo tanto se trata de una costumbre europea, que con el paso de los años ha ido evolucionando y adaptándose al estilo de vida de cada lugar. Si bien es innegable decir que es un pan dulce exquisito, también resulta de lo más interesante saber sobre su historia y simbolismo. Así que antes de disfrutar de una rica rebanada de rosca, no dejes de conocer más sobre una de las tradiciones gastronómicas más icónicas que ha dado la vuelta al mundo.

Por un lado, la historia de la Rosca o Roscón de Reyes se remonta a la Antigua Roma alrededor del año 217 a. C, cuando celebraban “Las Saturnales”, festividades en honor a Saturno, dios de la agricultura, que comenzaban el 17 y se extendían hasta el 23 de diciembre a modo de agradecimiento por los cultivos, y además se recibía el inicio del solsticio de invierno. Los romanos se hacían regalos y preparaban unos panes redondeados en cuya masa se mezclaban higos, dátiles y miel.

También se cuenta con referencias que la posicionan como una tradición que se originó hace siglos en Francia. Resulta que entre la aristocracia francesa disfrutaban mucho compartir, el día de la fiesta de la Epifanía, de un pan muy similar a la actual rosca de reyes, nombrada “gateau de roi” donde se colocaba un haba seca en la masa; a aquella persona que le tocara el trozo con el haba era nombrado “El Rey del Haba” y durante ese día era el protagonista de una gran fiesta donde se bebía y se comía en abundancia. El pastelero de Luis XV, quien fue nombrado rey a la corta edad de 5 años, le preparó un gateau de roi, muy especial. En el cual sustituyó el haba por un medallón de oro, de ahí se extendió la tradición de esconder un premio en este pan, aunque no fuera un medallón de oro.

Lo cierto es que la rosca es mucho más que un delicioso pan con lindas decoraciones, en realidad tiene un significado muy especial ya que simboliza un pasaje bíblico conocido como Epifanía, en el que los Reyes Magos se encontraron con el niño dios.

Sobre su popularidad incuestionable en México, se sabe que se trata de una tradición que llegó en la época de la conquista. Y de cierta manera lo demás es historia, ya que se ha vuelto una de las celebraciones más emblemáticas del pueblo mexicano. De hecho, en México es una fecha muy importante para todas las panaderías desde las más pequeñas y locales, hasta las grandes cadenas y establecimientos más gourmet. Hoy en día la oferta del Roscón de Reyes es fascinante, y la creatividad ha jugado un papel primordial en la creación de las más suculentas y atractivas roscas con nuevos elementos como rellenos y guarniciones especiales.

Según las creencias su forma ovalada representa al infinito amor que se profesa a Dios; otra interpretación se atribuye a su similitud con las coronas de los Reyes Magos. Dentro de las genialidades que engloban a esta hermosa y antigua tradición, se sabe que las frutas secas que se utilizan para decorar como son los higos, las cerezas, las naranjas, limones y piña, simbolizan la gracia traída por Jesucristo. Mientras, que otros señalan que son las joyas de los reyes que significan amor, paz y felicidad. Por obvias razones, años más tarde la receta se fue perfeccionando y cambiaron el uso de la haba por una figura del niño Jesús, que en el pasado estaba elaborada de porcelana. El niño Dios se coloca en el interior de la rosca y simboliza cuando José y María escondieron a Jesús de Herodes.

Lo cierto es que no se tiene de todo claro, el momento en el cual se empezó a esconder dentro de la rosca a estos muñequitos; sin embargo las leyendas urbanas cuentan que algunas personas han sido capaces de tragarse la figurilla o esconderla con tal de eludir el compromiso que manda la tradición. Y el cual da paso al Día de la Candelaria, donde los padrinos deben confeccionar un ropón al niño Jesús, lo visten de gala y regalan a los comensales atole y tamales el día 2 de febrero.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.