Las razones para comprar la sandía más fea

Para escoger la sandía más dulce y jugosa del mercado hay tres cosas que debes buscar en su exterior. No dejes que la apariencia te engañe, la sandía más fea puede ser la más deliciosa

Por Alba Hernández

La sandía es una fruta ideal para refrescarse e hidratarse durante el verano. Aporta vitaminas y antioxidantes como vitamina A, licopeno y cucurbitacina. Te decimos cómo elegir las mejores sandías del mercado.

Por su riqueza en agua (92% de agua), la sandía es una fruta es una excelente opción para disfrutar como refrigerio, calmar la sed y que ayuda a mantenerte satisfecho.

La mejor temporada de sandías es el verano. Elegir las más “feas” es lo ideal cuando buscas la mejor sandía dulce, jugosa y deliciosa, según My Nguyen, chef y creadora de My Healthy Dish.

Tres cosas que debes buscar en una sandía:

1. Mancha amarilla

Si la sandía tiene una gran mancha amarilla es un buen indicador de madurez, sabor y jugosidad. “Querrás buscar una gran mancha amarilla, porque esa es la parte que se encuentra bajo el sol. Cuanto más grande era el parche, más tiempo maduraba en el suelo”, dice Nguyen.

2. Muchas correas

Entre más correas tenga una sandía, mucho mejor. “La telaraña es causada por la polinización de las abejas, si hay más telarañas, será más dulce”, explica Nguyen.

3. Manchas oscuras

Las sandías que muestran manchas oscuras en el exterior no es necesariamente una señal de algo malo en la fruta. Nguyen señala que “Estas manchas oscuras en realidad indican que el azúcar se está filtrando, que es solo otra señal de que la sandía es muy dulce”.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de My Nguyen (@myhealthydish)

La mejor sandía no solo es “fea” en su exterior también es densa y pesada, lo que indica que esta llena de agua y es jugosa.

Que una sandía o melón tengan las cáscaras decoloradas o deformadas no es razón para desecharlos. Antes de tirarlos, revisa su interior, cuando estos frutos se han echado a perder suelen tener un olor desagradable y son demasiado blandos.

Cómo almacenar mejor los melones y sandías

El almacenamiento óptimo de melones y sandías enteras es un lugar fresco y seco, fuera de la luz solar. De esta manera pueden conservarse de 5 a 15 días, dependiendo de la madurez.

Una vez que la sandía ha madurado guárdala en el refrigerador.

La sandía cortada puede conservarse de 3 a 5 días en el refrigerador. Debe refrigerase envuelta o en un recipiente hermético. “Si es posible, no retires las semillas de las secciones restantes del melón cortado, ya que evitan que la pulpa se seque”, aconseja Save the Food.

Los trozos de sandía sin la corteza también pueden congelarse para conservarse por largo tiempo. La sandía congelada es ideal para usar en batidos y otras bebidas.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.