Leo Messi y Argentina, campeones del Mundo

Leo Messi logró su ansiado mundial, el tercero para su país, superando en los penaltis a Francia tras una de las mejores finales de la historia

La ciudad de Lusail todavía no existe. Situada a poco más de 10 millas al norte del centro de Doha, es un conjunto de torres y áreas residenciales, un boulevard con tiendas de lujo, una marina, un circuito de carreras y una joya de estadio para casi 90 mil espectadores. Salvo los días de partido durante la Copa del Mundo es una ciudad fantasma, vacía. Pero hoy Lusail pasó a la historia como el lugar en el que Leo Messi, para muchos el mejor futbolista de la historia, subió a lo más alto del Olimpo del Fútbol.

Argentina necesitaba ganar este Mundial. Y sobre todo, Argentina lo quería infinitamente más que Francia, ganador hace cuatro años y finalista en 2006. Los sudamericanos se adelantaron dos veces en el marcador y dos veces vieron cómo Francia les empataba, en el tiempo reglamentario y en la prórroga. Tuvo que ser en la tanda de penaltis, por tercera vez en la historia de la Copa del Mundo, cuando Messi y los suyos se proclamaran campeones.

Pero el partido lo empezó a ganar Argentina antes del pitido inicial, en las gradas, donde se veían diez camisetas albicelestes por una azul. No sólo por los venidos desde Sudamérica, sino por la legión de fanáticos de Messi venidos de India, Bangladesh, Nepal, todo Medio Oriente… El deportes más global tiene un ídolo que traspasa continentes y hoy por fin vio cómo alzaba el trofeo más preciado.

Quizá por ello Argentina volvió a abrir el marcador de penalti en el minuto 23, en otra jugada discutible. La quinta pena máxima que recibió a favor en el torneo. Todo es más fácil cuando uno se pone por delante, pero también es cierto que hasta ese momento los de Lionel Scaloni habían sido mejores.

Era el gol número 12 de Leo Messi en mundiales, con el que se convertía en el primer jugador de la historia en marcar en fase de grupos, octavos, cuartos, semifinal y final de una misma Copa del Mundo. Pero aún marcaría otro más, el séptimo de este mundial, sólo superado por los 8 de Kylian Mbappé, Bota de Oro y segundo jugador de la historia en marcar un “hat trick” en una final, como el inglés Geoff Hurst ante Alemania en 1966. Con 13, Messi tiene más goles que Pelé en Copas del Mundo.

Con el 1-0 Francia pareció apurarse y poner presión. Fue un espejismo, porque el empuje no le duró ni cinco minutos. Argentina los frenaba y además ahora, con más espacios, era letal. Así, en un contraataque para grabar en video y poner en las escuelas de fútbol, Leo Messi lanzó con un giro genial del pie a Julián Álvarez, quien en la derecha encontró a Alexis Mac Allister mientras Di María volaba por la izquierda. Allí lo vio el pelirrojo y “El Fideo” marcó un golazo que le hizo llorar en la celebración en piña con sus compañeros. Corría tan solo en minuto 36 y la final parecía decidida.

Nada más lejos de la realidad. En 96 segundos de la segunda parte, entre el minuto 80 y el 81, Mbappé marcó dos goles que llevarían el partido al tiempo extra.

En la prórroga, de nuevo Argentina fue mejor. Logró marcar por medio de Messi en el minuto 108, pero de nuevo Francia, cuando el juego parecía otra vez decidido, empató de penal. Otra vez Mbappé.

Los últimos minutos fueron de infarto, con ocasiones para ambos equipos y una parada milagrosa de Emiliano “Dibu” Martínez.

El partido

Antes, Argentina arrancó el partido enchufada, ganando la partida en el centro del campo y lanzando a Julián Álvarez y Di María con peligro, con Messi muy activo y Rodrigo De Paul poniendo el músculo. Las primeras ocasiones cayeron de su lado, con Álvarez cayendo en fuera de juego y otra de Di María que se fue a las nubes antes de los 15 minutos. Francia, aunque superada, mantenía la calma.

En el minuto 20, una escapada de Di María por la izquierda terminó el penalti cuando Ousman Dembelé tocó al “Fideo” por detrás. Messi, con una increíble tranquilidad, anotó a la izquierda de Hugo Lloris, que hoy se convirtió en el arquero con más partidos de fase final de mundiales disputados (20).

La segunda parte Francia se fue arriba, pero era Argentina la que contraatacaba otra vez con más peligro. Y el que perdona, como casi siempre en el fútbol, la paga. En un penalti de Otamendi a Kolo Muani, Mbappé recortó la distancia en el minuto 80.

Y un minuto después, de volea, la estrella del PSG marcó el 2-2 e hizo saltar al campo a todo el banquillo francés. Parecía que ya hubieran ganado la Copa.

Argentina fue capaz de frenar la euforia francesa y llevar el partido a la prórroga. Entonces entró Lautaro Martínez en punta en sustitución de Álvarez y tuvo dos ocasiones inmejorables para marcar.

Tras los goles de Messi y Mbappé en la prórroga, así fue la tanda de penaltis.

– Mbappé, gol.
– Messi, gol.
– Coman, para “Dibu” Martínez.
– Dybala, gol.
– Tchouaméni, fuera.
– Paredes, gol.
– Muani, gol.
– Montiel, gol

Por Rafael Cores

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *